//
estás leyendo...
Comida y Cocina, Historia, La Historia a Mordiscos

La Historia a Mordiscos – Nachismo

La Historia a Mordiscos…Por César del Campo de Acuña

Nachismo

Amigos de La Historia  a Mordiscos, sean bienvenidos una vez mas a la sección donde intentaremos arrojar luz sobre el origen de sus platos y snacks preferidos, donde conoceremos a todos esos genios que en un momento de inspiración cambiaron el panorama gastronómico para siempre aunque la historia los halla olvidado y donde, fundamentalmente, intentaremos pasar un buen rato al calor de los hornos y sus historias.

Supongo que conocen bien ese entrante universalmente conocido como “nachos”, estoy convencido de que lo han disfrutado junto a un buen puñado de amigos en incontables ocasiones, seguro que hasta tienen preferencias a la hora de comerlos pero creo que no me equivoco al afirmar que desconocen los orígenes de esta simple pero sabrosísima creación mejicana y el nombre de su creador. No se preocupen hoy en La Historia  a Mordiscos revelaremos la historia de uno de los entrantes más famosos y consumidos de todo el mundo.

Nachos para comer, el hombre de los nachos yo quiero ser.

Nachos para comer, el hombre de los nachos yo quiero ser.

Bien, como subraye en el anterior párrafo los Nachos provienen de México ¿pero de cuando fueron inventados? ¿donde? ¿por quien?  Se estarán preguntando sus rugientes estómagos. Afortunadamente, no tenemos que remontarnos demasiado atrás en el tiempo para descubrir el cuando, el donde y el quien ya que los Nachos fueron inventados en el siglo XX. En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres de los militares asignados a la base de Eagle Pass, Texas solían cruzar el Rio Grande para comprar al otro lado de la frontera, concretamente en el pueblecito de Piedras Negras donde había un pequeño, pero popular restaurante llamado Victory Club al que acudían con bastante frecuencia para tomar algo.

En cierta ocasión un grupo de mujeres aparecieron por el Victory Club un poco después de haber cerrado. Aun así, el maître y dueño del restaurante, Ignacio Anaya, les abrió la puerta encantado, después de todo eran clientes. Con lo que no contó el bien intencionado maître es que el cocinero ya se había marchado y no podía localizarlo por ningún lado. Con clientes, pero si nada que darles de comer, Ignacio con la mejor de las voluntades se metió en la cocina, se anudo el mandil entorno a la cintura, se coloco el sombrero de chef  e intento preparar algo para sus hambrientas comensales. Con lo poco que tenía a mano Ignacio, al que todo el mundo llamaba Nacho, preparo un platillo a base de Totopos (chips de tortilla), queso y jalapeños. Frió los totopos hasta que quedaron crujientes y dorados, derritió el queso para convertirlo en una salsa y cortó los jalapeños en pequeñas rodajas para mezclar todos los ingredientes a la vez.

Con cierto nerviosismo, pero con paso firme, Nacho llevo su “creación” a la mesa de sus clientas. Sin esperar gran revuelo por lo servido, Anaya quedo encantado al oír a las norteamericanas alabar el delicioso plato, había sido todo un éxito. La noticia sobre aquel sabroso manjar cruzo a las pocas horas de ser “inventado” la frontera y en poco tiempo el Victory Club estaba lleno de norteamericanos deseosos de probar la nueva especialidad de la casa a la que popularmente bautizaron como “Nachos Especiales” y así, nacieron los Nachos.

Say cheese.

Say cheese.

Durante 20 años, el plato fue popularizándose más y más hasta cruzar la frontera definitivamente y convertirse en uno de los snack´s preferidos de los norteamericanos. Se dicen que los impulsores definitivos de la especialidad mexicana en la tierra de las barras y estrellas fueron Frank Liberto y Carmen Rocha.

En el caso de Carmen Rocha, se asegura que fue ella la que popularizo la especialidad mexicana fuera de su pais de origen al comenzar a prepararlos en el Restaurante mexicano El Cholo en Los Angeles, California a finales de la década de los 50. Curiosamente el plato no estaba en el menú y esta simpática camarera de origen mexicano lo preparaba solo para los clientes especiales entre los que se encontraba Jack Nicholson. La popularidad del plato que solo Carmen preparaba creció de manera asombrosa y hoy en día se le sigue responsabilizando a ella de la inmensa aceptación que los Nachos consiguieron.

Carmen Rocha ayudo a popularizar y consagrar el singular plato en Estados Unidos.

Carmen Rocha ayudo a popularizar y consagrar el singular plato en Estados Unidos.

Se puede responsabilizar a Liberto de convertir a los Nachos en el tentempié preferido por los aficionados al Baseball al ser el primero en venderlo en los encuentros del pasatiempo nacional norteamericano, concretamente en los de Los Texas Rangers en el Arlington Stadium. El avispado vendedor modifico ligeramente la receta de Anaya creando una salsa caliente a base de queso y especias secretas que provocaba toda una fiesta en la boca de los hambrientos hinchas. Se convirtió en toda una institución y poco a poco el resto de los estadios de la liga nacional de Baseball comenzaron a comercializar y vender en cantidades industriales aquel sabroso aperitivo.

Como en todas las buenas historias, hay personas que aseguran que no fue así como nacieron y se popularizaron, pero si atendemos a testimonios como el del citado Nicholson, el libro de 1954 St Anne’s Cookbook que confirma toda la historia de Anaya o la placa de bronce que hay en Piedras Negras en su honor podemos, prácticamente, certificar que lo que les hemos contado es el autentico origen de los Nachos.

Siempre hay hueco para unos nachos.

Siempre hay hueco para unos nachos.

Si entramos en “Tema recomendaciones” si andan por Sevilla les recomiendo que pasen por el Pub Merchants (calle Canalejas nº12) donde podrán degustar unos extraordinarios Nachos con carne en un ambiente sensacional.

Si se encuentran en el Puerto de Santa María no se pierdan los Nachos con Queso y Carne que preparan en el 24h Dinner (Av Fuenterrabía, nº0 frente y en la gasolinera). Son adictivos.

Bueno ha llegado la hora de despedirse una vez más. Confió en que encontraran informativo y entretenido nuestro viaje al Nachismo. Hasta la próxima vez que nos veamos no duden en hincarle el diente a un generoso plato de Nachos recordando siempre que la vida, al menos, debe saber bien.

contacto@cincodays.com

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La Hora de Comer – Molly Malone Pub&Grub | Cincodays.com - febrero 6, 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: