//
estás leyendo...
Historia, La Historia Compartida

La Historia Compartida – Jean David Nau

La Historia Compartida…Por César del Campo de Acuña

En la segunda edición de La Historia Compartida hablamos de Barbanegra, uno de los piratas más famosos de la historia, y hoy volveremos a lanzarnos a la mar para conocer a uno de los más crueles y terribles bucaneros que surcaron los siete mares.

LOlonnais¿De quien hablamos?: de Jean David Nau un filibustero francés nacido entre 1630 y 1635 en Les Sables-d’Olonne, una localidad situada en la costa Atlántica de Francia, al norte de Burdeos.

¿Por qué paso a la historia?: Por ser el filibustero Francés más famoso del siglo XVII gracias a su éxitos desempeñando tal “oficio” y por  su extremada crueldad.

¿Sabias que…?: era apodado “El Olones” por su lugar de nacimiento Les Sables-d’Olonne.

La crueldad de El Olones para con los pobres desgraciados que caían en sus garras es legendaria. Se dice que entre los prisioneros que obtenía tras abordar un barco solía escoger a un hombre al que torturaba con extrema crueldad, generalmente cortándole el cuerpo en pedazos, para dar ejemplo llegando incluso a arrancarle el corazón para después masticarlo y escupirlo a la cara de los supervivientes. Estos últimos se convertían en rehenes por los que se pedía rescate o eran vendidos como esclavos.

Existe el testimonio de Alexandre Olivier Exquemelin medico, literato y filibustero de la flotilla con la que Jean David Nau saqueo Maracaibo relatando la crueldad de El Olones: “Yo asistí a una escena que en verdad me dejó estremecido de terror. En los primeros momentos del saqueo, habiendo hecho un prisionero, el Olonés le exigió que condujera a sus hombres a aquellos lugares donde hubiera mayores riquezas, porque su afán de apoderarse de ellas era muy grande. Pero el prisionero era muy bravo y se negó. El Olonés lo amenazó con someterlo a crueles tormentos, pero aun así el prisionero siguió resistiéndose. Entonces el Olonés ordenó que lo amarraran a un árbol y, cuando sus hombres se hubieron apresurado a cumplir esta orden, él de un tirón separó sobre el pecho del prisionero su casaca, y luego extrajo su cuchillo y le asentó un descomunal tajo que le desgarró la carne. La sangre brotó en seguida, pero esto no conmovió al Olonés. Con la ferocidad que le daba su odio a los españoles, introdujo la mano en la herida del prisionero y le arrancó el corazón, que ofreció a uno de sus propios hombres. Éste se lo comió crudo, con la carne aún palpitante”

Se dice de el que fue un hombre extremadamente valiente, rozando la imprudencia temeraria, y que gracias a esa valentía conseguía mantener unidas y dominadas a las tripulaciones que capitaneo.

Curiosamente su arrojo y ferocidad entre hombres de por si feroces, le sirvieron para impresionar al gobernador Francés de Tortuga, Monsieur de La Place, el cual le entrego un pequeño navío con el que piratear y luchar contra la armada española (en aquel momento Francia estaba en guerra con España y Holanda). Aunque al poco de comenzar sus correrías y tras algunos éxitos iniciales el pequeño barco se hundió en medio de una fuerte tormenta frente a las costas de la península de Yucatán.

Más allá de su infame brutalidad, es reconocido como un filibustero de gran éxito, ya que durante sus años de actividad consiguió saquear Maracaibo, Gibraltar e infinidad de asentamientos, poblados y pueblos como los de Puerto Caballos y San Pedro ambos en Nicaragua.

Como muchos otros famosos piratas, filibusteros y bucaneros llego al nuevo mundo a la fuerza. En su caso, Jean David Nau, llego a las americas como “engage” o esclavo blanco, figura habitual en las colonias francesas en la que en general se encontraban, presos o gente que habían vendido su libertad para pagar sus deudas y que eran considerados esclavos sólo durante un número limitado de años.

Tras los brutales saqueos de Maracaibo y Gibraltar, gracias a su fama consiguió reunir bajo su capitanía la nada desdeñable cantidad de 700 hombres repartidos en 6 barcos con la “sana intención” de saquear Nicaragua aunque tan solo consiguió destruir pequeños asentamientos, pueblos sin gran importancia y aldeas de nativos. Debido al escaso botín la inmensa mayoría de los filibusteros que le seguían lo abandonaron y marcharon a Tortuga, cosa que el mismo tuvo que hacer al poco tiempo junto a los fieles que aun le seguían.

En Campeche, fue derrotado por los españoles tras perder sus barcos en una fuerte tempestad. Curiosamente, consiguió escapar de sus odiados enemigos haciéndose el muerto.

Llámenlo “justicia divina” o “justicia poética” pero El Olones, hombre que había vivido por y para la brutalidad conoció un final igual de terrorífico que el que el reservaba a sus cautivos cuando fue despedazado, descuartizado y devorado por los indios de la tribu Kuna en Darien, Panama en el año1671, como el único superviviente del último viaje de Jean David Nau relató: …lo despedazaron y descuartizaron, lo asaron y… se lo comieron.

Pequeña Biografía: nace entre 1630 y 1635 en Les Sables-d’Olonne, una localidad situada en la costa Atlántica de Francia, al norte de Burdeos. Llega al nuevo mundo como engage (trabajador forzoso por tiempo limitado) con 20 años. Escapa tras asesinar a un capataz. Se hace bucanero en La Española. Al tiempo se convierte en filibustero y consigue un pequeño navío gracias al gobernador de Tortuga. En 1666 tras una carrera pirata llena de altibajos consigue su mayor éxito saqueando Maracaibo y Gibraltar. Ese mismo año intenta saquear Honduras y Nicaragua capitaneando una flota de 700 hombres y 6 barcos, pero fracasa. Vuelve a Tortuga en 1667 donde es atacado por los españoles y aunque mal parado consigue huir. En 1669 reaparece en Campeche donde una vez más los elementos le hacen perder todas sus naves y ganancias. Tras su naufragio se enfrenta a los españoles, estos le derrotan, pero el huye tras hacerse el muerto. En 1671 muere despedazado, descuartizado, asado y devorado por los indios de la tribu Kuna en Darien, Panama.

olonnais

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La Historia Compartida – Sir Henry Morgan | Cincodays.com - marzo 2, 2016

  2. Pingback: La Historia Compartida – Edward Low | Cincodays.com - mayo 10, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Archivo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: