//
estás leyendo...
Historia, La Historia a Mordiscos

La Historia a Mordiscos – Entre Dos Rebanadas

La Historia a Mordiscos…Por César del Campo de Acuña

Entre dos rebanadas

Que gran verdad es esa que sostiene que cualquier alimento sabe mucho mejor entre dos rebanadas de pan.  La de maravillosos y suculentos bocatas que hay desperdigados por el mundo con los que poner a bailar nuestro paladar degustando combinaciones insólitas e incluso estrafalarias que tan solo un buen pan podría contener y hacer funcionar son sencillamente incalculables. Desde el afamado bocata de calamares de Madrid, al Serranito sevillano pasando por los conocidísimos pesos pesados de Estados Unidos como el Cheesesteak de Filadelfia, el Po’ boy de Luisiana o el Reuben de Nueva York, los bocatas y sándwiches han escrito su deliciosa historia desde el principio de los tiempos y aunque su origen se pierda en los mismos, hoy trataremos de arrojar luz sobre la procedencia de la acción de poner alimentos entre dos rebanadas.

Aunque seria imposible determinar cuando fue la primera vez que un hombre decidió que la mejor manera de zamparse algo era poner ese “algo” entre pan, muchos judíos sostienen que el famoso rabino Hillel el Viejo (o el sabio) fue el primer hombre en hacer un bocadillo. Este hecho sin precedentes ocurrió en el siglo primero antes de Cristo cuando Hillel comenzó la costumbre de Pascua de mezclar nueces picadas, manzana, especias y vino entre dos matzohs (pan ácimo tradicional de la cocina judía) para comerlo todo junto con hierbas amargas. Este pelicular bocadillo de filosófica creación es considerado por muchos el primero de la historia y gracias a la fama de Hillel y a su influencia sobre el judaísmo palestino se añadió este singular manjar a la fiesta del Seder.

hillel

Hillel el viejo.

Durante la edad media en vez de platos, la comida se servia sobre enormes, gruesas y duras rebanadas de pan (algo que ya sabrán si han leído Asterix en Bélgica). Los sirvientes apilaban la carne (o lo que fuera) sobre aquellas rebanadas y eran servidas a los señores para que estos devoraran tanto la comida como el pan sobre la que esta reposaba. Tras la comilona los suculentos despojos de pan, empapuzados de la grasa de la comida, eran lanzados a los perros o se les daba a los pobres y menesterosos a modo de ayuda, ya que se consideraba un deber cristiano/religioso ayudar a los mas necesitados (aunque fuera con sobras). Aunque técnicamente aquellas rebanadas no fueran un bocadillo, no me cave la menor duda que más de un noble se hiciera con dos trozos de pan para emparedar carne y zampársela a gusto.

Ya en el siglo 16 y 17 los bocadillos (o Sándwiches) eran conocidos como Bread and Meat (pan y carne/pan con carne) o Bread and Cheese (pan y queso(pan con queso) como queda registrado en los guiones de innumerables obras de teatro de la época.  Obras como la anónima “Love and Fortune”, “The Old Wives” de George Pelee o en “The Merry Wives of Windsor” de Shakespeare recogen el termino y aunque esto no pruebe el origen de los bocatas confirma que desde siempre han sido tremendamente populares.

Panaderos preparando rebanadas.

Panaderos preparando rebanadas.

Con todas estas anécdotas queda claro que el asunto de poner algún alimento entre dos rebanadas de pan o sobre pan es uno de los inventos más viejos del mundo y datar cuando fueron exactamente inventados. Lo que si se sabe es la etimología de la palabra que define a los bocadillos en ingles (sándwich) ya que en castellano no es nada menos que el diminutivo de la palabra bocado.

Le debemos la palabreja a John Montague (1718-1792), el cuarto conde de Sándwich. Este lord, un tanto zoquete, y ávido jugador (por no decir ludópata) solía pasar el tiempo en el exclusivísimo  London’s Beef Steak Club (un club de jugadores que se reunía en Shakespeare Tavern) jugando a las cartas. Se dice que su pasión por los naipes era tal que podía pasar horas jugando sin descansos para comer o atender a la llamada de la naturaleza pero, en cierta partida extraordinariamente larga el hambriento lord (que entre otras cosas fue mecenas del Capitan Cook) pidio que le trajeran la comida a la mismísima mesa de juego. Para no manchar las cartas Montague pidió que le trajeran la carne entre dos rebanadas de pan tostado. Los criados y cocineros, diligentes como nadie, atendieron la “novedosa” petición del Lord y le sirvieron el invento. Sus compañeros de juego rápidamente comprendieron las ventajas y comodidades que aquel suculento invento y en poco tiempo todos los miembros del London’s Beef Steak Club estaba pidiendo: “Lo mismo que Sándwich”

John Montague, cuarto conde de Sándwich.

John Montague, cuarto conde de Sándwich.

Así es amigos del buen comer y curiosos en general, el sándwich (al menos como lo conocemos hoy) nació gracias a un Lord ingles al que no había nadie que pudiera despegar de una mesa de juegos entorno a 1762/1765.

Curiosamente, la primera vez que la palabra sándwich aparece escrita, para referirse a lo que entendemos hoy como tal, fue el 24 de noviembre de 1762 y la escribió el escritor, historiador y educador Edward Gibbons (considerado el primer historiador moderno) tras presenciar como dos nobles se zampaban unos sándwiches en The Cocoa Tree, un club de caballeros/jugadores.

Para concluir, hay que destacar el papel aportado por la inglesa Elizabeth Leslie (1787-1858) la cual, por medio de su libro de cocina Directions for Cookery, introdujo el sándwich en el nuevo mundo.

la receta original de Directions for Cookery.

la receta original de Directions for Cookery.

Como se suele decir el resto es historia, una suculenta historia llena de aciertos alimenticios de suma popularidad (como las hamburguesas y los perritos calientes) que no para de evolucionar, captar adeptos y generar nuevos y sabrosos platos con los que deleitar a nuestro infatigable apetito.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: