//
estás leyendo...
Conociendo la Historia, Historia

Conociendo la Historia – La Guardia Varega

Conociendo la Historia…por César del Campo de Acuña

Guerreros de Elite – La Guardia Varega

El siglo X fue el cenit de la época vikinga. Los guerreros de Escandinavia, famosos por su ferocidad, astucia y destreza en la lucha eran temidos en toda Europa. En el este los escandinavos eran conocidos como los Rus y durante el siglo IX se habían convertido en la élite militar gobernante en Rusia donde fundaron principados en lugares como Novgorod, Smolensk, Riazán, Chernigov y Kiev. Desde un principio los Rus desarrollaron estrechos lazos comerciales con el Imperio Bizantino y a lo largo del siglo X pequeños contingentes de guerreros escandinavos/Rus comenzaron a servir militarmente a los bizantinos en, la mayor parte de los casos, expediciones navales.

En el 988 el Imperio Bizantino se convulsionaba en una de sus múltiples guerras civiles. El Joven Basilio II, emperador Bizantino, pidió ayuda al príncipe de Kiev, Vladimir el Grande. El príncipe Rus accedió ayudar al emperador y mando en su ayuda a la increíble cantidad de 6000 guerreros a cambio de la mano en matrimonio de Anna, la hermana del emperador. Los belicosos Rus causaron estragos en los ejércitos rebeldes en las batallas de Crisópolis y Abidos. El papel de aquel contingente de guerreros fue crucial para que Basilio II garantizara su reinado.

Varangian_Guard_1

Sin demasiada confianza en su guardia personal bizantina, Basilio II retuvo a los feroces guerreros Rus para mantener a su persona segura. El emperador no dudo ni un segundo en agasajar a sus brutales invitados a los cuales alojo en el Palacio Imperial de Constantinopla. Basilio bautizo a su nueva guardia de elite como La Guardia Varega o Guardia Varagiana (aunque existe cierta confusión con respecto a cuando comenzó a utilizarse este nombre ya que la primera mención escrita del mismo no se produce hasta 1034, unos cuarenta años más tarde de todo lo ocurrido).

Pero ¿de donde viene el nombre de Guardia Varega/Varagiana? Se estarán preguntando. Bien, los bizantinos utilizaban la palabra Varego/Varega para referirse a cualquier guerrero escandinavo/Rus. El termino deriva de la antigua palabra escandinava “Var” que significa promesa por lo tanto los Varegos eran La Guardia Juramentada/comprometida del Emperador.

Desde Basilio II todos los emperadores Bizantinos mantuvieron a su servicio a esta guardia vikinga. Eran especialmente apreciados por tres motivos: en primer lugar porque eran formidables guerreros de intimidante aspecto (el historiador contemporáneo Miguel Psellos los describía como “de aspecto terrible y enorme cuerpo”). Su colosal tamaño y brutal apariencia los convertían en una excelente maquina desmoralizadora para cualquiera que intentara atentar en contra del emperador. En segundo lugar eran apreciados por su inquebrantable lealtad hacia sus empleadores (aunque como Alfredo El Grande se entero tiempo después, los vikingos eran unos maestros en la manipulación de la letra pequeña para poner sus contratos a su favor). Por ultimo, la tercera cualidad que los hacia tan preciados a los ojos de los bizantinos era el nulo interés que manifestaban por las intrigas políticas y palaciegas que se arremolinaban entorno al trono.

Varangian_Guard_Skylitzis_Chronicle

La Guardia Varega era descrita por las fuentes griegas contemporáneas como: “Los bárbaros porta hachas”. De manera alternativa, y menos halagadora, eran conocidos popularmente como los odres de vino del Emperador por la increíble cantidad de alcohol que podían consumir en las bodegas y tabernas de Constantinopla cuando no estaban de servicio.

Dondequiera que el Emperador fuera La Guardia Varega estaba presente. Lo acompañaban en ceremonias formales; guardaban sus palacios, dependencias y su gran sala de recepciones (donde montaban guardia entorno al trono). Al comandante de la guardia se le conocía como Akolouthos o “El Acolito” debido a su constante proximidad al emperador (su lugar estaba siempre detrás de el en las procesiones o detrás del trono en las audiencias formales).

La guardia solía estar compuesta por unos 6000 hombres aunque el número de sus guerreros fluctuaban dependiendo de la necesidad y disponibilidad de los reclutas. 6000 Varegos acompañaron a Basilio II en su campaña Armenia en el 999-1000 mientras que en la batalla de Eski Zagra en 1122 el emperador Juan II pudo haber tenido tan pocos a su servicio como 500 (aunque, a pesar de ser pocos, se convirtieron en las tropas de choque que ayudaron a conseguir la victoria para los bizantinos).

Varangian_Guard_2

Estos brutales guerreros siempre portaban al combate la gran hacha escandinava. Esta peligrosa arma (llamada en ocasiones por los bizantinos “rhomphaia” en honor de la espada curva de los Tracios) era capaz de partir en dos a un hombre, desde el esternón hasta la ingle, o cortar la cabeza a un caballo de un solo tajo siendo idónea para defender un pasillo, un palacio o la borda de un barco. Con respecto a las armaduras, La Guardia Varega fue acomodándose a los adelantos y modas.

El estandarte bajo el cual se agrupaba La Guardia Varega podría haber sido el antiguo símbolo romano “Draco”, una cabeza de bronce sobre un mástil al que se le ataba una manga de seda para formar el cuerpo del dragón (curiosamente El tapiz de Bayeux muestra a los Húsares anglosajones portando el Draco en la Batalla de Hastings). Según algunos historiadores La Guardia Varega sustituye a Los Excubitores, una de las unidades de elite más antiguas, cuya existencia se remonta a finales del Imperio Romano.Se sugiere que los Varegos hicieron suyo este símbolo de los Excubitores (así como los barracones de estos en palacio). En la pared de una iglesia albanesa, hay tallado un Draco, que tal vez fuera realizado por un Varego mientras estuvo allí acuartelado antes de la Batalla de Dirraquio.

El servicio en La Guardia Varega era considerador un honor y un lucrativo negocio a partes iguales. Esta particularidad ayudo a que un flujo constante de escandinavos/Rus viajara hacia el sur con el fin de convertirse en miembro de la guardia. Sus emolumentos eran extraordinariamente altos para la época de tal manera que el saqueo posterior a una conquista  era considerado como “un beneficio marginal”. Debido a su importancia, tras una batalla en 1016 el Emperador les decido dar un tercio del botín total, quedándose el con otro y siendo repartido el tercero entre el resto del ejercito. A todas sus ganancias hay que sumar el privilegio, que se otorgaron, de saquear las arcas imperiales cada vez que era un nuevo Emperador llegaba al trono. En aquella practica cada Varego se llevaria todo el oro y monedas que cupieran en sus manos y nadie podía impedírselo. Se dice que El gigante Harald Sigurdson, príncipe escandinavo (y futuro Rey) quien se desempeñó como oficial de alto rango de la Guardia durante muchos años durante el 1030, amaso tal fortuna mientras sirvió en Constantinopla que regreso a Noruega con la mayor riqueza personal jamás vista en el norte de Europa.

main_3_guardia_varega

La conquista normanda de Inglaterra tuvo un efecto profundo y duradero en La Guardia Varagiana. En los años siguientes a 1066 la elite militar anglosajona reemplazo a la nobleza Normanda como la unidad guerrera principal. Esto molesto a muchos nobles y herederos normandos lo que llevo a muchos a emigrar y unirse a la guardia. Para el 1100 había más anglos/normandos en la guardia que escandinavos o Rus (aunque muchos de estos anglos eran en realidad anglo-daneses, descendientes de los vikingos que se asentaron en la parte oriental de Inglaterra durante las diversas invasiones danesas del siglo IX al XI). Aun así, los guerreros escandinavos de Noruega, Dinamarca y Suecia continuaron viaje a “Miklagard“, la ciudad de oro, para hacer fortuna como habían hecho sus abuelos.

A pesar de que la fortuna del Imperio Bizantino comenzó a desvanecerse a través de los siglos XIII y XV La Guardia Varega siguió fiel a sus empleadores. Todavía en 1402, el emperador bizantino Juan VII, escribió al rey Enrique IV (el primero de los reyes Láncaster de Inglaterra) sobre los “hombres porta hachas de raza británica” que guardaban tanto a Constantinopla, como a su persona.

Es probable que los últimos miembros de la Guardia Varega murieran luchando en las brechas de los muros de Constantinopla en 1453 tratando de defender al último de los Emperadores Romanos en una última resistencia heroica. Quizás los Varegos y Jenízaros lucharon allí en feroz mano a mano, y mientras lo hacían, se pasó la antorcha de una unidad militar de elite a otra; de los guerreros de elite de la Edad Media, los vikingos, a la elite de vanguardia renacentista del Imperio otomano, los Jenízaros.

Con el final de la Guardia Varega se cerró el ciclo que se inició con los Jomsvikings, continuó con sus descendientes, los Husares anglosajones, y llegó a buen término con la Guardia Varega. Durante 500 años, estos guerreros de elite del Norte no solo fueron los más grandes soldados de infantería en Europa, si no en el mundo entero.

Varangian_Guard_3

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Guerreros de Élite – La Guardia Varega - septiembre 1, 2013

  2. Pingback: La Historia Compartida – Iván el Terrible | Cincodays.com - mayo 28, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Archivo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: