//
estás leyendo...
Historia, La Historia a Mordiscos

La Historia a Mordiscos – Me dejas helado

La Historia a Mordiscos…Por César del Campo de Acuña

Me dejas helado

Ahora que ya hemos dejado el verano atrás y podemos olvidarnos de la lista de topicazos supuestamente graciosos que acompañan a la canícula hablemos de esas deliciosas cremas heladas (como diría el Sr. Burns) que viven su etapa de esplendor cuando más aprieta el sol pero que su seguro servidor las consume todo el año. A si es amigos, en esta nueva (¿y última?) entrada de La Historia a Mordiscos hablaremos sobre los orígenes del helado, un producto que yo consumo durante todo el año (a fin de cuentas es uno de mis vicios confesables) y que parece ser el antidepresivo preferidos de las protagonistas de las comedias románticas más rancias.

El caso es que este producto delicioso y nutritivo (y ultra calórico) lleva dando tumbos por el mundo desde el Siglo II antes de Cristo. Se dice, se rumorea, se cuenta (aunque más bien es un mito) que ya en la antigua Roma las clases más pudientes se ponían como el tenazas a base de unos de helados primitivos preparados con nieve y néctar de frutas, pulpa o miel. Esta historia, más cercana al dominio de las leyendas que a otra cosa, cuenta que los romanos enviaban a sus esclavos a las montañas para conseguir la nieve con la que preparar aquella suerte de gollería. Si bien es cierto que hay buena parte de cuento en estas historias se sabe que Nerón, ese gran artista, en el año 62 de nuestra era ofreció a sus invitados un sorbete helado preparado a base de nieve de las montañas (de donde sino), pulpa de frutas y miel. ¿Se trataba del primer sorbete de la historia? Probablemente no, porque si volvemos atrás en el tiempo encontramos que los posibles inventores de dicha delicia fueran los árabes, concrétame los califas de Bagdad.

 the_origins_and_history_of_ice_creamA si es amigos, ese pueblo que tiene cogido por los cataplines al mundo (por aquello del petróleo no me sean mal pensados) muchos siglos antes del nacimiento de Cristo se ponían como el quico de un preparado al que llamaban “Sharbets” y que traducido significa bebida. Estos “Sharbets” o sorbetes si quieren se trataban de la misma receta de los romanos (nieve y zumos de frutas). Esto mismo lo hacían los Chinos al tiempo que los Árabes y es gracias a Marco Polo y sus viajes que nos enteramos en Europa de estas delicias debido a que, probablemente, la receta de los romanos (y sus otros platos agrestes como el codiciado Garum) se perdieron a lo largo de los siglos. Quizás lo más llamativo es que, como hemos visto en otras ocasiones, el invento árabe/chino se produjo por casualidad ya que los orígenes de este producto residen en la búsqueda de la humanidad por conservar más tiempo los alimentos. Supuestamente las clases más pudientes trasportaban ingentes cantidades de nieve de las montañas para depositarla en unas cavas orientadas al norte donde se depositaban los alimentos para su conservación. Vamos que en aquellas rudimentarias neveras fue donde llegaron al mundo los primeros “helados” en forma de sorbetes.

Casualidad o no Marco Polo tras sus viajes y de regreso a Europa se trajo las primeras recetas de helados producidos mediante congelación artificial. Fuera la nieve adentro con la congelación por medio de agua con salitre. Los helados habían dado un paso histórico para su popularización y aquellos sorbetes europeos primigenios que han sobrevivido hasta nuestros días fueron bautizados como Polos en honor al hombre que nos los trajo desde china.  Desde ahí, la popularidad de aquel producto se extendió como la pólvora por toda la Italia renacentista. La nobleza, los artistas y los ricos mercaderes agasajaban a sus invitados con este postre que gracias a dulces, huevo, aromas, frutas y nieve hacían las delicias a la par que dejaban anonadados a los comensales de las mesas más opulentas. La popularidad de aquel singular dulce traspaso las fronteras italianas y llego a Francia de la mano de Catalina de Médicis cuando esta se caso con el Rey francés, Enrique II en 1533.

 catalina_medicis

Pero no hasta el 1651 cuando los helados comienzan a parecerse a los que hoy en día consumimos en grandes cantidades. En aquel año el cocinero francés al servicio de la corona real Inglesa preparo una receta helada en la que por primera vez intervenía la leche y esta le encanto al monarca al que servia, el regio Carlos I. El rey sabedor de lo bueno que estaba aquel exclusivo postre le pago 500 libras al año a su cocinero para que reservara el secreto de su receta para la mesa real Inglesa. El muchacho se debió pasar el ofrecimiento real por donde no le pegaba el sol puesto que en 1660 el italiano Procopio Cutelli inauguro en Paris frente a la  Comedie Française el Café Procope (que por cierto sigue abierto por si lo quieren visitar) un establecimiento donde aparte de café se servían deliciosos helados italianos. Aquello fue una autentica revolución puesto que por fin aquel plato reservado para la aristocracia llego a las masas. Los italianos, listos como ellos solos vieron el negocio y por medio de carritos ambulantes comenzaron  a colonizar los diferentes países de Europa con sus postres helados a lo largo y ancho del siglo XVII.

La popularidad del helado le llevo a cruzar el atlántico en pos de nuevas fronteras y aquel viaje que comenzó en Asía terminaba así alcanzando el nuevo mundo. Estamos a ya en el siglo XIII y se sabe, se dice, se cuenta que George Washington se hacia servir helados en su residencia de de Mont Vernon. Poco a poco el helado paso de las mesas más exclusivas a establecimientos especializados en una suerte de democratización que sirvió para que Nacy Jonson inventara la primera heladera automática en 1846. Aquel hallazgo supuso el autentico nacimiento de los helados industriales que conocemos y consumimos hoy en día como auténticos bestias.

Como suele decirse, y yo digo mucho, el resto es historia y espero que esta sobre los orígenes históricos de ese producto que en copiosas cantidades nos crea un sentimiento de culpabilidad terrible les haya entretenido y animado a consumirlo durante todo el año.

icecream_stall

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Archivo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: