//
estás leyendo...
Cajon de Sastre, Comida y Cocina, La Vida debe Saber Bien

La Vida debe Saber Bien – Marshmallow Fluff

La vida debe saber bien…Por César del Campo de Acuña

marshmallow-fluff

Hoy Degustamos: Marshmallow Fluff.

Amigos de la manduca que vagan indecisos por los pasillos de los supermercados buscando gollerías que llevarse a la boca durante el fin de semana no desesperen, una vez más La Vida debe saber bien esta aquí para hacer de conejillos de indias para todos ustedes y recomendarles, o no, productos que prácticamente pueden encontrar en cualquier supermercado. En esta nueva edición enfrentare a mi indómito paladar a una crema que me llevaba observando desde las baldas de la sección de productos internacionales, concretamente donde están los productos norteamericanos, de mi Carrefour local desde el día que la mano del destino decidió colocarla ahí para tentarme con sus cantos de sirena. Hoy les hablare de la crema de malvavisco (menuda palabra malvavisco…me suena igual de rara que la palabra emparedado) Marshmallow Fluff.

Este pringoso producto, al que podría denominar como “Crema de nubes”, viene en unos botes de tapa roja (extremadamente parecidos a los de la mantequilla de cacahuete Capitán Maní) de 200 gramos de peso y salvo el saborizante de vainilla (aunque mucho, mucho, lo que se dice mucho a vainilla no sabe) todo los ingredientes que componen esta viscosa crema son bastante naturales (azúcar, jarabe de maíz y claras de huevo) aunque claro, eso no quita que Marshmallow Fluff sea un producto al que podríamos incluir en esa gran cesta a la que todo el mundo denomina, con menosprecio, comida basura (aunque luego se pongan como el quico de ella). El caso es que esta sorprendentemente buena (que carape…como tiren de dedo es terriblemente adictiva) y aunque no le encuentre aroma a nada (aunque huele algo a vainilla) eso no va a impedir que como le cojan el punto a esta sustancia se la zampen en un 2 x 3 son 6 ya que, a pesar de no tener mucho sabor, tu paladar se lo busca el solo y como no lo termina de encontrar te hace que no pares de hincarle el diente (fascinantes y extraños mecanismo alberga nuestro cerebro).

fluff 1

Una cosa espeluznante de este producto es que parece que esta vivo (como en la película de 1985 dirigida por Larry Cohen, La sustancia) ya que cuando con un cuchillo, cuchara o su propio dedo desgarra la superficie de la crema esta, a los pocos minutos, cierra el agujero con la que hay alrededor lo que le confiere propiedades mágicas, algo que quieran o no siempre suma.

Pero evidentemente no todo es bueno. Como quieran untar Marshmallow Fluff sobre una rebanada de pan de molde a temperatura ambiente lo más probable es que terminen destrozándola por la densidad de la crema. El único modo efectivo de garantizar que la pasta (que por momentos les va a recordar a ese, al parecer delicioso, pegamento del que los niños norteamericano se ponen como el tenazas) quede bien extendida es que este tostado y/o caliente para así ayudar a que la crema se derrita. Les garantizo que si no tuestan el pan van a pasar un mal rato intentando cubrir la mayor cantidad de superficie con la menor cantidad de crema y como intenten untarla sobre una galleta ándense con ojo, es bastante probable que si no van con cuidado terminen partiéndola por la mitad.

Creo que como capricho puntual es recomendable (máxime si son cocinillas ya que al parecer pueden hacer una buena  cantidad de recetas (dulces y saladas) como las que pueden encontrar en http://www.marshmallowfluff.com/). Cuidado, si están de bajón este producto se presta a cumplir las mismas funciones que los cubos de helados de 5 litros al que todas las tipas deprimidas de las películas echan mano cuando se sienten rechazadas (sea por sus compañeros de trabajo, pareja, príncipe azul de turno o el propio espejo) así que ¡ojo! La crema Marshmallow Fluff puede ser altamente adictiva y enlorzante.

Puntuación:

 puntuacion_cuchara

Tres cucharas sobre cinco.

Combinaciones/Recetas: 

La mejor combinación posible (o al menos la más conocida) viene descrita en el propio embase de Marshmallow Fluff y no es otra que un sándwich a base de mantequilla de cacahuete (producto muy nutritivo y que personalmente me encanta) y la propia crema de malvavisco al que llaman Fluffernutter.

Por otro lado les recomiendo que prueben a hacer pequeños sándwiches de galleta con Nocilla o Nutella en una de las galletas y Marshmallow Fluff en la otra. Eso si, no hagan mucha presión cuando la extiendan o terminaran destrozando la galleta.

contacto@cincodays.com

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Cincodayscom/455312474507289

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La Vida debe Saber Bien – Chips Ahoy Soft & Crunchy | Cincodays.com - septiembre 4, 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: