//
estás leyendo...
Cine, Cinerama, Cinerama Presents: It´s a Cult

Cinerama Presents: It´s a Cult – Doce del patibulo

Cinerama Presents: IT´S A CULT…por  César del Campo de Acuña.

Doce_del_patibuloDirección: Robert Aldrich.
País: Estados Unidos.
Año: 1967.
Duración: 150 minutos.
Género: Bélico. Acción. Drama.
Reparto: Lee Marvin, Charles Bronson, John Cassavetes, Ernest Borgnine, George Kennedy, Ralph Meeker, Donald Sutherland, Telly Savalas, Jim Brown, Richar Jaeckel, Trini Lopez, Robert Ryan, Clint Walker, Robert Webber y George Kennedy.
Guión: Nunnally Johnson y Lukas Heller.
Música: Frank De Vol.
Fotografía: Ted Scaife.
Montaje: Michael Luciano.       
Dirección artística: W.E. Hutchinson.
Departamento de maquillaje: Ernest Gasser y Walter Schneiderman.
Estreno en EEUU: 15 de junio de 1967.
Estreno en España: 19 de octubre de 1967.

Maldígalos o alábelos…pero nunca olvidara a los 12 del patíbulo

El cine bélico, especialmente el ambientado en la Segunda Guerra Mundial, es uno de esos géneros que validan la inmortal frase de Winston Churchill: “La historia la escriben los vencedores.”. Pero hay maneras y maneras de contar la historia, y cuando un miembro del bando de los que salieron victoriosos asegura que lo que ayudo al triunfo no fue una serie de intachables valores y razones morales sino la inhumanidad y mayor brutalidad de las tropas de los que ganaron puede terminar creando un concepto opuesto al que tenia en mente. Esto es en gran medida es lo que le paso a Robert Aldrich, uno de esos directores de prestigio que no terminaron de alcanzar su máximo potencial tras las cámaras por su fuerte personalidad, fracasos en taquilla e incluso por sus ideales políticos. Aldrich, reconocido liberal antimilitar, tras leer la novela Dirty Dozen  de E. M. Nathanson pensó que había encontrado una sensacional historia con la que reflejar que las guerras no las ganan los más justos sino los que están más dispuestos a dejar su humanidad a un lado.

A pesar de su ahínco en alcanzar dicho resultado termino creando una de las cintas bélicas más afamadas y vitoreadas de todos los tiempos. El público no supo entender la discreta denuncia de Aldrich, ya que la construcción que realizo de aquel grupo de soldados, unido ha como más de 20 años de victoria habían reflejado a sus rivales durante la Segunda Guerra Mundial, hizo que los espectadores simpatizaran con los doce a un nivel similar al que adquirieron con los protagonistas de La gran evasión (John Sturges – 1963). Sobre el papel la idea pintaba bien gracias a que el movimiento contestatario ya se había iniciado en Estados Unidos y las viejas barras y estrellas ya no despertaban el mismo fervor patriótico que en la década de los 40 y los 50 pero lo que Aldrich no pudo calcular fue el éxito de la película y como el estupendo desarrollo de los personajes unido a la personalidad de los mismos y a la de los actores que les dieron vida terminaron convirtiendo a la producción en una de esas en las que los buenos, a pesar de no ser tan buenos, son vitoreados hasta el final por el sentido del deber y la fuerza que imprimen en el desempeño de su labor.

the-dirty-dozen

Gracias a como la película esta filmada es comprensible que el gran publico olvidara  a los 20 minutos del metraje las situaciones que habían conducido a los doce al cadalso o a una vida de trabajos forzados (salvo quizás los crímenes perpetrados por Maggot interpretado por el inolvidable Telly “Kojak” Savalas). El director quizás confió demasiado en la escena en la que el pendenciero Major Reisman (un genial Lee Marvin) va leyéndoles la cartilla a buena parte de los miembros del escuadrón de rufianes más belicoso de la historia del cine (con permiso de los Malditos Bastardos de Tarantino y los violentos de Brian G. Hutton) sin contar que la pillería, esa mala actitud hacia los mandos y el carisma natural de los secundarios de lujo que se convirtieron en la sucia docena (encabezados por un excelente John Cassavetes merecedor de un oscar por su trabajo como el rebelde Victor Franko (o Frankie como lo conocimos en España)) terminarían por darle la vuelta al concepto que el cineasta intento reflejar.

Puede que me repita en esta idea, pero es sorprendente como la pausada pero efectiva construcción del pelotón (su forzosa adhesión al plan, la edificación de las barracas en las que vivirán, su entrenamiento, los juegos de guerra en los que participan…) va generando simpatía en el que se deja caer por este clásico del cine bélico. Aun siendo una película a la que podríamos denominar “coral” (si bien es cierto que el peso general de la interpretación lo llevan Marvin y Cassavetes) todos y cada uno de los personajes que tienen dialogo (no todos los miembros de los doce lo tienen) se vuelven importantes para el espectador. El osco Charles Bronson, el loco Savalas, el jovenzuelo Sutherland el infranqueable Jim Brown y el resto, a lo largo de los 150 minutos del metraje se transforman en viejos camaradas a los que quieres ver triunfar y eso es algo que no muchos directores, guionistas y películas consiguen.

dirty_dozen

El film de Aldrich podría ser incluso acusado de crear un subgénero dentro del bélico que no es otro que el de los comandos en misiones suicidas. Tras el impresionante éxito de Doce del patíbulo (45.300.000 dólares de recaudación cuando apenas costo 20 millones realizarla) se lanzaron una ingente cantidad de películas de aventuras ambientadas en la Segunda Guerra Mundial como Ha llegado el Águila, Los violentos de Kelly o Fuerza 10 del Navarone. Inevitables secuela de la original aparecieron en el mercado televisivo de los 80 emponzoño el legado de la sensacional cinta  de Aldrich. La mayor parte de las películas que “copiaron” a The Dirty Dozen se basaban en la violencia por la violencia (y aunque esto no sea malo como diría Sam Peckinpah) olvidaban uno de los mensajes principales de la obra de Aldrich que no es otro que el que sostiene que dentro de cualquier hombre por muy rufián que este sea se esconde un héroe dispuesto a todo.

Personalmente se trata de una de mis películas bélicas preferidas y es junto a Grupo Salvaje una de mis 10 favoritas de la década de los 60. Un clásico del cine ambientado en la Segunda Guerra Mundial y de aventuras en el que todos los elementos convierten sus 2 horas y 30 minutos en pura diversión. Excepcionales decorados, humor socarrón, química y camaradería palpable entre los intérpretes sostienen una producción que si no han visto…ya están tardando. Doce del patíbulo es otra de esos films que si invito a una chica a que lo vea más le vale que le guste. Una cinta de culto que no puede ser olvidada.

dirty_docen_

Curiosidades:

  • El chateau francés que aparece en la película fue especialmente construido por el director artístico William Hutchinson y un equipo de 85 hombres. Hasta la fecha sigue siendo uno de los sets más grandes jamás construidos para una película.
  • Inicialmente se le ofreció el papel de Reisman (Lee Marvin) a John Wayne pero este lo declino para participar en Boinas Verdes (Ray Kellogg – 1968). Wayne declino el papel porque en el borrador inicial Reisman tenia una aventura con la mujer de un militar que luchaba en el frente del pacifico.
  • Lee Marvin, Telly Savalas, Charles Bronson, Ernest Borgnine y Clint Walker sirvieron durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Jack Palance declino el papel interpretado por Telly Savalas por sus salidas de tono racistas.
  • En la película el personaje interpretado por Charles Bronson dice que su padre era un minero del carbón de Silesia. En la vida real, esta historia es cierta, el padre de Bronson fue minero en Silesia.
  • Lee Marvin dijo de esta película que era una porquería y un producto destinado a reventar las taquillas aunque admitió que lo paso muy bien rodándola.
  • Fue la película con la que más beneficios obtuvo en taquilla en todo 1967 la MGM.
  • Parte del reparto original (George Kennedy, Clint Walker, Ernest Borgnine y Jim Brown) se reunieron para doblar las voces del Comando de Elite en Pequeños Guerreros (Joe Dante – 1998).
  • Donald Sutherland fue una decisión de casting de última hora ya que en un principio se contrato a otro actor para interpretar al personaje. La excusa que puso el primer elegido fue que el papel era demasiado bajo para el.
  • La película alargo tanto su producción que Trini Lopez la dejo y Jim Brown estuvo apunto de perderse la pretemporada de la NFL (Brown antes de abandonar la producción prefirió retirarse del fútbol americano profesional).

dirtydozenmain

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Cincodayscom/455312474507289

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: