//
estás leyendo...
Conociendo la Historia, Historia

Conociendo la Historia – Grandes batallas de la Guerra Civil Norteamericana

Grandes batallas de la Guerra Civil Norteamericana

En esta nueva entrega de Conociendo la historia repasaremos cinco de las batallas más importantes del considerado primer conflicto bélico contemporáneo, La Guerra Civil Norteamericana o Guerra de Secesión.

Batalla de Fort Sumter (Abril de 1961)

Fort Sumter es el nombre que se utiliza para hacer referencia al bombardeo que el ejercito de los Estados Confederados realizo entre los días 12 y 13 de abril de 1861 con el objetivo de expulsar a las tropas de la Unión que ocupaban el emplazamiento fortificado de Fort Sumter. Esta fortaleza, situada en la entrada de la bahía de Charleston en Carolina del Sur era de vital importancia para el ejército confederado y su ataque supuso el comienzo de la Guerra Civil Norteamericana.

Antes de que se sucediera la batalla (que dicho sea de paso no causo grandes bajas) se trato de pactar para que las tropas que ocupaban el fuerte lo rindieran. Los gobiernos federal y confederado discutían quien de los dos era directamente responsable del posible  conflicto debido a las pretensiones sudistas en el área de Carolina del Sur.

Estas acciones querían tratar de acercar posturas para los dos bandos de cara a los estados indecisos que aun no se habían posicionado sobre a quién iban a apoyar. Cada bando trataba de presentar a su adversario como el agresor, el que iniciaría la guerra. El conflicto comenzó con el enfrentamiento del gobernador de Carolina del Sur, Francis W. Pickens, con el Presidente de los Estados Unidos en funciones, el demócrata James Buchanan y siguió a través del Presidente del Gobierno confederado Jefferson Davis con el Presiente Abraham Lincoln.

Tras varios meses de tensas negociaciones, el ejercito confederado tomo el fuerte precipitando de esta manera el comienzo de la Guerra Civil Americana, al obligar al presidente Lincoln a movilizar al ejército federal.

Minolta DSC

1º Batalla de Bull Run (Julio de 1861)

La primera batalla de Bull Run, tuvo lugar el 21 de julio de 1861 y destaca por ser el primer gran combate en tierra de la Guerra Civil Norteamericana. Las  Tropas federales, bajo el mando del brigadier general Irwin McDowell, se lanzaron contra el ejército confederado al mando de los brigadieres generales Joseph E. Johnston y P.G.T. Beauregard en Manassas (Virginia).

La mañana del 21 de julio, dos divisiones del ejército federal atravesaron Sudley Springs para golpear con dureza el flanco izquierdo de las tropas Sudistas. Los confederados del coronel Natahn Evans esperan lo peor al encontrarse en clara desventaja numérica, pero pronto recibe refuerzos de dos brigadas al mando de Barnard Bee y Francis S. Bartow. A pesar de ello la línea defensiva del ejército confederado se vio partida en dos.

Lo que quedaba de la fuerza confederada se refugió en Henry House Hill. Allí se encontraron con las tropas de Thomas J.Jackson el cual arengo a sus soldados a cargar con bayonetas contra los supervivientes del primer choque entre líneas de combate, que comenzaron a unirse a los regulares de Virginia, mientras que no paraban de llegar federales.

Las tropas de la unión llegaron a la cima de la colina que protegía a los sudistas, pero se encontraron con las tropas de Jackson, que efectuaron una brutal descarga de plomo y hierro sobre los confundidos soldados unionistas. Mientras los soldados de la unión huían, nuevas brigadas confederadas se sumaban a la persecución. Muchos soldados de la unión cayeron prisioneros y el pánico se propago entre las filas del ejército federal que había esperado una cómoda victoria. Beauregard y Johnston decidieron no perseguir hacia Washington al resto del ejército nordista, ni a la rica sociedad de la capital allí congregada, ya que sus filas de ejercito combinado se encontraban sumidas en un terrible caos debido a la unión de las dos columnas de marcha.

Primera gran victoria para el sur.

bull-run-cincodays

Batalla de Antietam (Septiembre de 1862)

La Batalla de Antietam  fue el primer gran enfrentamiento armado de la Guerra Civil que se produjo en territorio federal. La batalla tuvo lugar el 17 de septiembre de 1862, cerca de Sharpsburg, en el condado de Washington, Maryland,  y en los alrededores del rio Antietam. Fue la batalla más violenta de la historia de Estados Unidos, al contabilizarse 23.000 bajas en combate en tan solo un día.

Tras seguir al general sudista Lee por el estado de Maryland, el general McClellan de la Unión, ataco al ejercito confederado en la orillas del río Antietam. El 17 de septiembre el contingente del General Hooker realizo un feroz ataque contra las líneas sureñas. La unión consiguió por medio de diferentes acometidas internarse en el centro del ejército confederado atacando en Sunke Road, pero no llegaron a poder doblegar los esfuerzos del ejército del sur. El general Burnside, aquella misma tarde ataco el flanco derecho del ejército confederado.

A pesar de tener la iniciativa y mandar sobre el mapa McClellan no ataco con todo sus hombres, lo que permitió a los hombres de Lee posicionarse  y asentar sus líneas ofensivas empujados por la necesidad de matar o morir. El bando confederado sufrió terribles bajas, pero a pesar de ello el general Lee seguía mandando a sus hombres a realizar pequeñas escaramuzas contra las líneas de abastecimiento de los federales. Con esas maniobras de distracción pudo retirar los restos de su desvencijado ejército al sur del río Potomac.

El resultado de la batalla fue el freno de las pretensiones de los sudistas al mando de Lee en Maryland, pero McClellan se mostró como un general incapaz de vencer a un ejército ampliamente superado en número. Lee consiguió escapar y volvió a la seguridad de la capital Confederada, Virginia. Lincoln, tras la batalla, declara la emancipación de Maryland, a pesar de las reservas mostradas por el general McClellan.

batalla-antietam-cincodays

Batalla de Gettysburg (Julio de 1863) La batalla que cambio el curso de la guerra

La Batalla de Gettysburg se disputo en los alrededores de un pequeño pueblo de Pensilvania, llamado (valga la redundancia) Gettysburg.  Esta batalla está considerada como la más grande ocurrida en Norte América y marco el comienzo del declive sureño a favor de la campaña militar de desgaste que la Unión imponía a su enemigo.

En Junio de 1863, el General Lee, volvió a atacar Potomac e invadió Pensilvania. A su paso por el estado de la campana de la libertad fue destruyendo las comunicaciones. Ante esta ofensiva sin precedente (un ejército sudista internándose tan lejos en la zona norte) el presidente Lincoln solicito los servicios del veterano General Hooker, el cual ya había hecho huir en una ocasión a Lee hacia el sur, pero en víspera del brutal combate fue sustituido por el general George G. Meade.

Los primeros ataques perpetrados por los defensores del gobierno federal se sucedieron el 30 de junio, aunque la batalla comenzó de manera oficial al día siguiente. Esta fue una pequeña escaramuza entre dos pequeñas divisiones de los ejércitos, que solo intercambiaron algunas ráfagas de fusilerías.

La autentica batalla y el grueso de los ejércitos se desplegó al día siguiente, donde 150.000 hombres entre los dos bandos se vieron las caras. 83.289 por parte unionista y 75.054 por la parte confederada.

A pesar de las diferencias numéricas, que situaban al ejército sureño como claro perdedor de la contienda, el General Lee, dispuesto a caer sobre Washington tras la batalla, espoleo a sus hombres hasta el límite de sus fuerzas en una de esas autenticas batalla de las causas perdidas a las que ya tenía acostumbrado a Jefferson, el cual nunca dudo de las dotes estratégicas de su general y ni mucho menos de sus capacidades de mando, ya que Lee se había revelado como el mejor estratega de la guerra, y si bien no ganaba tampoco perdía, ya que nunca rendía el campo, solo lo trasladaba.

Durante las dos primeras jornadas el ejercito de la unión sufrió terribles bajas a manos de los confederados, aunque no llegaron a ver debilitada la columna vertebral del ejercito y tampoco les importaron las bajas, al ser superiores en número al ejercito sudista.

El intercambio de bajas llego a su auge cuando el 3 de julio hablaron las dotaciones de artillería. 230 cañones sumaban entre los dos bandos bramaron con furia inusitada el día en que el General Lee decidió enviar los girones de su gran ejercito contra las tropas de la Unión. 14.000 soldados confederados avanzaron bajo el fuego de la artillería y fusiles de la unión, en un movimiento que demostró más valentía que cabeza.

Los Unionistas quedaron sorprendidos por el coraje de sus enemigos, pero no dudaron en aprovechar su momento, el momento que les daría la victoria en Gettysburg. De los 14.000 hombres que formaban la columna de carga del ejercito sudista, solo llegaron 150 a las líneas enemigas. Tras esa carnicería el ejercito sureño estaba derrotado no solo armamentísticamente, sino moralmente tan bien. El halo de supremacía estratégica del General Robert E. Lee se comenzó a desvanecer tras esos tres días de cruenta lucha.

batalla-gettysburg-cincodays

Batalla de Appomattox (Abril de 1865)

Esta fue la batalla que vio al sur capitular. Los remiendos de los grandes ejércitos del sur se arremolinaban bajo el estandarte que aun sostenía la bandera rebelde del General Lee. Los Unionistas conocedores de la debilidad de los sureños, redoblaron sus esfuerzos para bloquear el camino del ejército enemigo, con  una sorprendente marcha de 96 km en tan solo tres días.

El objetivo de tan vasto esfuerzo fue situar todas las tropas posibles alrededor de los maltrechos restos del ejército confederado. Lee desconocedor de esta situación, realizo un consejo de alto mandos con sus mejores oficiales para explicarles cual sería la táctica a seguir el día siguiente, el 9 de abril de 1865. El objetivo era abrirse paso entre las líneas Unionistas sin pararse a entablar batalla para poder reestructurar el ejército de nuevo en Virginia.

Pero cuando el ejército comenzó a marchar mientras se abría paso replegándose, se topo con la pinza que los cansados soldados de la unión habían ejecutado sobre ellos los días anteriores al conflicto. Lee se vio perdido y ansiando evitar el baño de sangre a los que el propio General Grant tenía acostumbrados a su tropa (fue apodado el carnicero debido a que nunca le importo el intercambio de bajas con el enemigo), rindió la bandera rebelde al joven General Custer, uno de los muchos generales Unionistas que estuvieron presentes en la última contienda del sur, antes de capitular.

appomattox-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Cincodayscom/455312474507289

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: