//
estás leyendo...
Cajon de Sastre, Cultura Nostalgica, Toying

Toying – Muñecos malditos Vol.02: Robert

Toying…por César del Campo de Acuña

Te reto a jugar conmigo – Muñecos malditos Vol.02

Hace meses escribí un artículo titulado, Te reto a jugar conmigo – Muñecos malditos y como creo que es un tema interesante, le dedico una segunda entrada, aunque no crean que me voy a poner igual de pesado con este tema como los creadores de la saga cinematográfica Puppet Master. Como van a comprobar, hay casos aún más pavorosos que el de Annabelle y uno de ellos es el que hoy les presento.

Robert

La estructura conocida hoy en día como The Artist House fue construida en 1898 por el señor y la señora Thomas Otto. Los Otto, a pesar de llevar una vida acomodada se comportaban de manera abusiva con el servicio. Una de las muchas empleadas que trabajaban en situación precaria para el matrimonio decidió vengarse tras ser maltratada.  Lo que nadie sabía es que aquella anónima empleada doméstica de origen haitiano y encargada del cuidado de Robert Eugene Otto (el hijo de los Otto), practicaba vudú. La criada, a modo de venganza por el trato recibido, dio al niño un muñeco elaborado con paja para que fuera su compañero de juegos durante toda su infancia.

El pequeño Eugene dio al muñeco su nombre de pila, Robert y comenzó a llevarlo con él a todas partes. Nunca se separaban. Se dice que sus padres a menudo le oyeron hablar al muñeco en el piso de arriba y que escuchaban como alguien le respondía con una voz completamente diferente. Diferentes sucesos extraños empezaron a ocurrir (muebles destrozado, otros muñecos con la cabeza arrancada, risitas inexplicables…) y siempre que pasaba algo, ahí estaba Eugene sosteniendo a su muñeco trajeado de marinero diciendo: “Robert lo hizo”. Mientras que, a ojos extraños,  todo lo que ocurría era el fruto del trabajo de un niño travieso, amigos cercanos a la familia estuvieron de acuerdo que el culpable de todo aquello era de alguna manera, de alguna perversa manera, el muñeco. Parte del servicio llego a afirmar que habían escuchado risitas procedentes del muñeco y muchos viandantes aseguran a ver visto una pequeñísima figura corriendo por la escalera de la casa o mirando hacia la calle desde las ventanas. Finalmente, el muñeco fue guardado en una caja en el desván.

robert-the-doll-cincodays-com

Cuando los Otto murieron, Eugene heredo la casa y fue entonces que se reencontró con Robert. Allí estaba, con su inmaculado traje de marinero, en el desván, esperando. La mujer de Eugene encontró al muñeco inquietante y le pido por favor que se deshiciera de él. Por supuesto el heredero de los Otto hizo caso omiso de las palabras de su mujer y conservo a su amigo de la infancia. Harta de verlo por la casa, la mujer de Gene, decidió encerrar al espeluznante muñeco en el desván y cuando su marido se enteró monto en cólera exigiéndole que Robert necesitaría una habitación propia con ventana para que pudiera mirar a la calle y comenzó a llevarlo con él a todas partes como ya hizo en los años de su niñez. Uno de los hechos que determinaban que el muñeco ejercía una extraña influencia sobre Eugene, fue que al poco tiempo de encontrarlo comenzó a sentarlo en una mecedora en su dormitorio cada noche. Poco a poco la relación se fue agriando. La leyenda de Robert comenzó a extenderse por todo Key West y comenzaron a contarse todo tipo de espeluznantes historias sobre Robert. Risas siniestras, paseos, una extraña figura mirando a la calle desde diferentes ventanas de la habitación…Incluso el propio Eugene encontró en una ocasión a Robert en su dormitorio, sentado en su butaca antes de que él lo pusiera ahí (tras eso lo volvió a subir de inmediato al desván y cuando bajo lo volvió a encontrar en su dormitorio).

Todos los extraños sucesos y las habladurías fueron más de lo que la mujer de Eugene pudo soportar y termino perdiendo la cabeza, lo que la llevo a morir por extraños motivos de manera prematura. Poco después Eugene murió. Era el año 1972. Esto llevo a pensar a los lugareños que con la muerte del último de los Otto, Robert desaparecería y así fue hasta que una familia compro The Artist House. La niña de 10 años de edad que compro la casa, encontró a Robert en el desván y se quedó con él. Poco o nada sabían los nuevos dueños de la casa y de Robert de las historias que se contaban sobre el terrorífico muñeco. Al poco tiempo, los inexplicables incidentes volvieron a darse. La niña comenzó a tener miedo del muñeco llegando incluso a asegurar que Robert la había amenazado de muerte. Se dice que una de las noches, los nuevos dueños encontraron a Robert a los pies de su cama con un cuchillo en su mano. Aquel suceso, unido al acoso que sufría su hija por parte del muñeco fue suficiente para que decidieran vender la casa. Hoy en día, la mujer en la que se convirtió aquella niña sigue traumatizada.

Tras todo aquello Robert fue trasladado al East Martello Museum de Key West. El muñeco se encuentra en exposición permanente en una urna de cristal, pero eso no le ha detenido para seguir haciendo de las suyas. Uno de los empleados de limpieza del museo asegura que una noche, limpiando la exposición de Robert, dejo todas las luces apagadas una vez termino. A la mañana siguiente encontró todas las luces encendidas y las suelas de los zapatos de Robert estaban sucias, como si se hubiera estado paseando. Por otro lado no son pocas las personas que aseguran haber escuchado su escalofriante risa, verlo en diferentes posiciones o encontrar en su rostro una mueca amenazadora.  Hay quien dice que Robert maldice a todo aquel que le hace una foto sin su permiso (hay casos documentados de personas que sufrieron accidentes tras hacerle una foto sin pedir permiso) y muchos empleados del East Martello aseguran haber visto las huellas de una pequeña mano en el interior de la urna de cristal en la que descansa el diabólico muñeco de paja.

Sean o no verdad todas estas historias, la figura de Robert rezuma maldad y eso que tan solo se trata de un muñeco de paja creado a principios del siglo pasado.

robert-haunted-doll-key-est-florida-cincodays-com

 contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Cincodayscom/455312474507289

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Toying – Muñecos malditos Vol.03: Mandy | Cincodays.com - octubre 9, 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: