//
estás leyendo...
Cine, Movie Review

Movie Review – Conan el destructor

Movie Review…por  César del Campo de Acuña

conan-the-destroyer-japanese-movie-poster-cincodaysDirección: Richard Fleischer.
País:
Estados Unidos.
Año:
1984.
Duración:
143 minutos.
Género:
Aventura. Fantástico. Espada y brujería.
Guion:
Stanley Mann (Basado en la obra de: Robert E. Howard).
Intérpretes:
Arnold Schwarzenegger, Grace Jones, Wilt Chamberlain, Tracey Walter, Sarah Douglas, Mako y Olivia d’Abo.
Música:
Basil Poledouris.
Fotografía:
Jack Cardiff.
Montaje:
Frank J. Urioste.
Dirección artística:
José María Alarcón y Kevin Phipps.
Diseño de producción: Pier Luigi Basile.
Estreno en Estados Unidos:
29 de junio de 1984.
Estreno en España:
24 de octubre de 1984.

The Darkest Side of Magic. The Strongest Side of Man

Dos años después del éxito mundial de Conan el Barbaro, Arnold Schwarzenegger se volvió a convertir en el temible cimmerio en Conan el destructor. Con este imponente título los espectadores que disfrutaron en salas y en la comodidad de sus casas de la cinta dirigida por John Milius en 1982 esperaban encontrar en el film dirigido por el veterano Richard Fleischer (Soylent Green: Cuando el destino nos alcance, 20.000 leguas de viaje submarino y tantas otras) una obra continuista que siguiera el camino de acero y sangre que Milius marco en la primera entrega cinematográfica del bárbaro creado por Robert E. Howard. Pero Dino De Laurentiis, el productor, pensó que si bajaban la dosis de violencia y convertía a la película en una experiencia para toda la familia (tengan en cuenta que Conan el Bárbaro se estrenó con una calificación R, o lo que es lo mismo no apta para menores de 17 años si no es con la compañía de un adulto) recaudarían el doble de dinero. Evidentemente ocurrió todo lo contrario y aunque consiguieron recuperar el dinero invertido y ganar unos pocos dólares por el camino no fue el éxito que habían esperado. Tengan en cuenta que la pretensión de De Laurentiis de bajar el tono fue el principal repelente para que Milius repitiera y sin su visión la franquicia estaba condenada al fracaso (sepan que en un principio se pensó en que Schwarzenegger volviera a interpretar a Conan cada dos años para completar una tetralogía) y al olvido.

Dicho esto, y habiendo contado el porqué de las evidentes diferencias entre la primera entrega y la segunda debo decir que si bien es cierto que no tiene la misma calidad e intención que Conan el Bárbaro, Conan el destructor es una entretenida cinta de aventuras que probablemente solo moleste a los más radicales aficionados al personaje creado por Howard y a aquellos que se retratan a sí mismos cuando les mencionan una secuela de una buena película y su respuesta suele ser: ah, ¿pero existe una secuela?. Del mismo modo que a la original, pude ver por primera vez Conan el destructor en el cine de verano (junto a otros films como Krull, Misterio en la isla de los monstruos y tantas otras) y recuerdo disfrutarla muchísimo. De hecho, como ya creo que comente en la entrada que le dedique a Conan el Bárbaro, Conan el destructor era mi preferida entre las dos cuando tan solo era un niño (algo que me ocurrió con Gremlins 2: la nueva generación, Las tortugas ninja 2: El secreto de los mocos verdes y Solo en casa 2: Perdido en Nueva York). Evidentemente, hoy por hoy y tras el último visionado revelador de Conan el Barbaro no puedo decir lo mismo pero eso no quita que, dejando a un lado la nostalgia de tiempos más felices y despreocupados, siga disfrutando Conan el destructor.

conan-the-destroyer-cincodays

Como la vida es como es, intento quedarme con las cosas que me gustan de aquello que me hace modestamente feliz antes que lanzarme a la piscina de los graciosos sin gracia que intentan montar un mal chiste con cualquier cosa. Conan el destructor suele ser objetivo y diana de estos pobres infelices y sus bromas, pero si esperaban encontrar aquí chascarrillos sobre los planos de la barca, o el de Conan siendo zarandeado por la versión simiesca Toth-Amon (interpretado por Pat Roach al que han visto en infinidad de films como Willow o las tres primeras películas de Indiana Jones) u ocurrencias sobre los diálogos, efectos de sonido o los continuos desahogos cómicos de Malak (Tracey Walter) o Akiro (Mako) siento decirles que cambien de canal ya que aquí no van a encontrar nada de eso. Si, debo reconocer que soy de los que hoy se quejan, y mucho, de cómo ciertas películas están matando la solemnidad de sus predecesoras y pueden que estén pensando que tendría que hacer lo mismo con la secuela de la cinta de Milius pero, a diferencia de lo que ocurre con estas importantes franquicias a las que están pasando por un filtro sonrojante, Conan el destructor es fácil de imaginar como un film independiente que no tiene nada que ver con el cimmerio y sus aventuras en la brutal era Hiboria y por eso consigue entretener, les guste Conan mucho, poco o directamente nada.

Desafortunadamente para Conan el destructor y los espectadores hay cosas que le hacen un daño terrible. Para empezar, la ausencia de Ron Cobb en el diseño de producción hace que visualmente sea mucho menos atractiva que su predecesora (tengan en cuenta que, además, la secuela contó con dos millones de dólares menos de presupuesto). Aun así hay elementos que me siguen dejando helado y la brutal escena en la que Conan arranca el cuerno de Dagoth (Andre el Gigante) me sigue pareciendo igual de espeluznante hoy que cuando la vi por primera vez. Por otro lado Basil Poledouris repite como compositor, pero la banda sonora de esta cinta es menos importante en la narración que en la anterior (donde básicamente era un personaje invisible y siempre presente) lo que da como resultado una serie de arreglos de la partitura original y algún tema nuevo bastante decente como Riders Of Taramis. Por otro lado, el casting tampoco tiene la cohesión del anterior y aunque forman un grupo variopinto y original (especialmente por Grace Jones y Wilt Chamberlain) no tienen esa química que pudimos ver entre Conan, Subotai y Valeria. Es posible que tras leer todo esto sientan que estoy poniendo al film a caer de un burro a pesar de afirmar que no lo haría pero, solo estoy tratando de señalar los elementos que, a mi juicio, son los que más perjudican a esta entretenida secuela en comparación con la película de la que deriva su existencia.

Insisto, Conan el Destructor es un film muy entretenido con un excelente ritmo que solo sale machacada por las odiosas comparaciones. Si, Conan el bárbaro es genial, una gran película, pero Conan el destructor no es la basura que años de críticas sin fundamento les han hecho creer. ¿Quieren pasar una tarde/noche divertida viendo una cinta de aventuras con una buena historia y algunos personajes memorables? Pues no duden en apostar por Conan el destructor y si deciden darle una oportunidad déjense la venda de los prejuicios sobre la mesilla de noche.

conan-the-destroyer-fight-scene-cincodays

Curiosidades:

  • Grace Jones mando a dos especialistas al hospital por accidente en algunas de las escenas de pelea; se entrenó durante 18 meses para prepararse para la película.
  • Algunas escenas fueron filmadas en el mismo lugar y al mismo tiempo que algunas escenas de Dune.
  • La escena en la que Conan lucha contra Thoth-Amon en la cámara de espejos, fue influenciado por la famosa pelea final de la película de 1973, Operación Dragón.
  • El papel de Malak en un principio iba a ser interpretado por David L. Lander pero debido a su delicado estado de salud por la esclerosis múltiple que le afectaba el papel fue para Tracey Walter.
  • Maria Shriver visitó el set y paseó con Arnold Schwarzenegger en las montañas a caballos donde celebraron un picnic.
  • Este fue el primer y último papel de Wilt Chamberlain como actor. En 1999 apareció en la película Un domingo cualquiera pero no fue acreditado por el citado cameo.
  • Hablando de WIlt, resulta llamativo que a su personaje (Bombaata) se le encargara salvaguardar la virginidad de la princesa Jehnna (Olivia d’Abo en su primer papel con tan solo 15 años) cuando en la vida real se rumorea que Wilt Chamberlain se acostó con más de 20.000 mujeres.
  • Los escritores Roy Thomas y Gerry Conway, que escribieron el tratamiento original de la historia , estaban profundamente disgustado por el guion definitivo de Stanley Mann y por la película en si, por lo que convirtieron su guion en la novela gráfica Conan: el cuerno de Azoth, publicado en 1990 y dibujada por Mike Docherty.

conan-the-destroyer-arnold-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Cincodayscom/455312474507289

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: