//
estás leyendo...
Historia, La Historia Compartida

La Historia Compartida – Chips

La Historia Compartida…Por César del Campo de Acuña

Sean bienvenidos una vez más a La Historia Compartida, la sección de www.cincodays.com dedicada a las breves biografías de las más variopintas personalidades de la historia. En esta nueva entrega les voy a hablar de un héroe canino de la Segunda Guerra Mundial.

chips-segunda-guerra-mundial-cincodays¿De quién hablamos?: de Chips, una mezcla de pastor alemán, collie y husky  estadounidense que sirvió en la Segunda Guerra Mundial nacido probablemente en Pleasantville, Nueva York.

¿Por qué paso a la historia?: Chips, gracias a su valentía en el campo de batalla se convirtió en el perro más condecorado de la Segunda Guerra Mundial y aunque posteriormente le retiraron las medallas que le habían dado (en aquel momento no se podían condecorar a los canes) siguió recibiendo todo tipo de honores hasta que sus días, inevitablemente, llegaron a su fin en compañía de su familia.

¿Sabías que…?: Poco después del ataque a Pearl Harbour se instauro la unidad Dogs for Defense en Estados Unidos. Miles de familias y patriotas que por motivos de edad o saludo no pudieron servir a su país en la Segunda Guerra Mundial donaron a sus mascotas para la DFD. Tal fue el caso de Edward J. Wren de Pleasantville, Nueva York. Wren donó a su fiel amigo Chips, el cual fue rápidamente trasferido al centro de entrenamiento de Front Royal, Virginia en 1942 para ser entrenado como perro centinela.

Chips tras completar su instrucción fue adjudicado al 3ª división de infantería estadounidense, el cual sirvió en África, Sicilia, Italia, Francia y Alemania. Chips sirvió como perro centinela y como perro guardián de tanques durante su servicio militar con el Séptimo Ejercito (al mando del General Patton).

Una de las anécdotas menos conocidas sobre Chips relata una hazaña increíble. No solo alerto a su unidad de una emboscada (lo que salvo muchas vidas), sino que además, en medio de la escaramuza que se produjo entre las dos unidades, Chips, con un cable de teléfono atado a su collar, corrió de vuelta a la base esquivando el fuego enemigo para que su pelotón estableciera una línea de comunicación directa con el cuartel.

Otro de los grandes momentos de su carrera militar fue servir como perro centinela en la conferencias RooseveltChurchill de 1943.

Su gran momento llego más tarde ese mismo año. Durante la invasión de Sicilia Chips y su entrenador, el PTV John P. Rowell, estaban en una playa y fueron sorprendidos por un nido de ametralladoras. Chips se soltó y sin dudarlo escalo la pequeña colina donde estaba apostado el nido de ametralladoras y saltando desde la derecha se lanzó sobre los artilleros para reducirlos, los cuales, tras unas cuantas dentelladas se rindieron. Cuando Rowell llegó hasta la posición se encontró a Chips guiando a sus prisioneros con una determinación impensable en un animal.

Evidentemente, en aquella refriega Chips salió herido, pero la misma noche ya estaba de guardia llegando a alertar al pelotón y a su entrenador/cuidador del avance de un grupo de italianos que les atacaban para rescatar a los soldados que Chips había rendido. Evidentemente, el pelotón estadounidense, alertado por los ladridos se replegó y capturo a los soldados italianos.

En total Chips en un día ayudo a capturar a 14 soldados italianos. Los diferentes combates dejaron al perro quemaduras de pólvora y una herida en la cabeza.

Por sus distinguidos servicios en el frente Chips fue condecorado la Cruz de Servicio Distinguido, la Estrella de Plata, y el Corazón Púrpura. Su unidad además le galardono con una cinta con punta de flecha simbolizando un aterrizaje de asalto y una estrella por cada una de las campañas en las que sirvió (ocho en total).

Desafortunadamente para la historia, la Estrella de Plata y el Corazón Purpura le fueron retiradas por diferentes quejas y gracias a un formulismo burocrático que le catalogaban como material le fueron retiradas.

A pesar de todo, Chips fue licenciado con honores y fue devuelto a su familia en 1945 tras demostrar más coraje que muchos de los salvapatrias que hoy en día danzan por el mundo.

El comandante en jefe del ejército estadounidense, el General Dwight Eisenhower fue uno de los muchos altos cargos que honraron a Chips en su regreso a casa. Pero Chips, estresado por toda la atención que estaba recibiendo y alejado de sus compañeros de pelotón (su familia durante tres años) mordió la mano de Eisenhower ya que para él, el General tan solo era un extraño. Poco después fue devuelto a su familia. Hay algunas fuentes que aseguran que al final fue dado al PTV John P. Rowell, con el que estuvo hasta el fin.

En 1990 Disney lanzó una película para la televisión basada en su historia. El film fue titulado Chips: Perro de guerra y fue dirigido por Ed Kaplan.

Para otros artículos sobre la valentía de los animales en tiempos de guerra no duden en visitar las entradas que le dedique al Sargento Stubby y a Wojtek, el oso soldado.

Chips-WW2-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Cincodayscom/455312474507289

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “La Historia Compartida – Chips

  1. Nuestros compañeros peludos siempre demostrando lo valiosos que son.

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Lucia | junio 3, 2016, 4:23 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: