//
estás leyendo...
Historia, La Historia Compartida

La Historia Compartida – Audie Leon Murphy

La Historia Compartida…Por César del Campo de Acuña

Sean bienvenidos una vez más a La Historia Compartida, la sección de www.cincodays.com dedicada a las breves biografías de las más variopintas personalidades de la historia. Hoy les voy a hablar del soldado más condecorado de la Segunda Guerra Mundial.

audie-murphy-cincodays¿De quién hablamos?: de Audie Leon Murphy, un soldado y actor estadounidense nacido el 20 de junio de 1925 en Kingston, Texas. Fallece trágicamente en un accidente aéreo a la temprana edad de 46 años en Catawba, Virginia.

¿Por qué paso a la historia?: Si no contamos su prolífica carrera cinematográfica (con un total de 51 acreditaciones como actor entre cine y televisión), Audie Leon Murphy ha pasado a la historia como el soldado estadounidense más condecorado de la Segunda Guerra Mundial. Entre las citadas condecoraciones es obligatorio destacar los Tres Corazones Purpura, sus Dos Estrellas de Plata, La Cruz de los Servicios Distinguidos y sobre todas ellas La Medalla de Honor del Congreso de los Estados Unidos. Consiguió todos estos reconocimientos e insignias participando en más 300 misiones (comandando algunas de ellas) en sus 27 meses en combate.

¿Sabías que…?: Fue el séptimo de 12 hermanos. Su padre, un humilde aparcero, los abandono cuando Audie aún era muy pequeño. Aquella situación le obligo a dejar el colegio tras pasar solo durante cinco años por las aulas. Aprendió a utilizar un rifle y comenzó a cobrar pequeñas piezas para alimentar a su familia o venderlas para apoyar económicamente en los gastos de la casa. Pero el infortunio no termino ahí, Audie y sus hermanos quedaron huérfanos en 1941 cuando su madre en mayo de ese año. Desesperado por la falta de ayudas no le quedó más remedio que internar a sus hermanos más pequeños en un orfanato.

Tras el ataque japonés a la base estadounidense de Pearl Harbour, Audie intento alistarse en el ejército per fue rechazado. El principal problema es que era menor de edad. Por otro lado, el joven tejano solo media 1 metro y 65 centímetros y pesaba poco más de 50 kilogramos. Le rechazaron el cuerpo de infantería de Marina y el de paracaidistas. Algunas de las fuentes consultadas aseguran que Audie Leon Murphy tuvo que falsificar su certificado de nacimiento para alistarse mientras que otras simplemente señalan que el joven sencillamente fue aceptado la segunda vez que intento alistarse. Sea como fuere termino siendo enviado al Camp Wolters en Texas para recibir instrucción y más tarde a Fort George G. Meade, en Maryland. Supuestamente se le ofreció un puesto fijo en alguno de los dos campos de instrucción pero Murphy lo rechazo ya que quería entrar en combate.

Fue enviado como soldado de remplazo al norte de África, concretamente a Casablanca. Allí fue reasignado a la Compañía B, 1er batallón, 15º regimiento de la 3ª División de Infantería. Pasaría en la citada Compañía la mayor parte de la guerra. Entro en combate por primera vez el  10 de julio de 1943 en las playas de Sicilia. No tardó en llegar a Cabo al ofrecerse voluntario para cuanta patrulla/misión podía. Desafortunadamente no pudo unirse a sus compañeros en el desembarco de la península italiana porque contrajo Malaria. Desembarcó el día 18 de septiembre de 1943 en las playas de Salerno. La cabeza de playa ya estaba asegurada pero las tropas aliadas a medida que se internaban en el país se encontraban con una resistencia feroz. A sangre y fuego, el regimiento de Audie se abrió paso y el tejano llego a convertirse en Sargento, lo que le llevo a convertirse en el jefe de su propio pelotón.

Una vez más la malaria le privo de participar en un desembarco de tropas, en esta ocasión en el de Anzio (22 de enero de 1944) aunque se incorporó a filas poco días después. Ganaría su primera medalla de su hoja de servicios en esta batalla. Concretamente gano la Estrella de Bronce. Una vez Roma fue liberada el 4 de junio de 1944 la Compañía de Murphy fue trasladada a Francia. Allí el joven texano recibió la Cruz al Servicio Distinguido por su extraordinario heroísmo tuvo como resultado la captura de una colina enemiga fuertemente defendida y la aniquilación o rendición de su guarnición. Aquel mismo día, durante el famoso asalto, Murphy perdió a su mejor amigo Lattie Lipton. Según el mismo que los alemanes mataran a su amigo tras haber enarbolado la bandera blanca hizo que la guerra se convirtiera en algo más personal para él.

Durante su estancia en Francia gano tres Corazones Purpura (distinción recibida por ser herido en combate). Una de las veces que fue herido fue a causa del disparo de un francotirador que le acertó en la cadera y le obligo a estar tres meses de baja. En Francia además consiguió sus dos Estrellas de Plata en cuatro días. La primera llego cuando acabo el solo con una posición enemiga utilizando únicamente granadas de mano cuando fue sorprendido por una patrulla. La segunda la logro tras avanzar bajo un intenso fuego enemigo con una radio a una posición avanzada desde donde pudo dirigir el fuego de la artillería aliada y destruir una posición enemiga fuertemente defendida que impedía el avance de las tropas de a pie. Tras aquello no recibió solamente una Estrella de Plata más para su impecable hoja de servicios, sino que además fue ascendido al rango de Teniente.

Cuando se recuperó del disparo del francotirador y volvió con su unidad en Enero de 1945 realizo la gran hazaña bélica que sirvió para que le dieran la Medalla de Honor del Congreso de los Estados Unidos. Les dejo el relato completo de tal hazaña (fuente original: lasegundaguerra.com): “Durante el invierno de 1944-45, el General Eisenhower ordenó al 7º Ejército eliminar el saliente que controlaban los alemanes al sur de Estrasburgo, en la zona de los Vosgos franceses. En el sector norte de la ciudad de Colmar, la 3ª División de Infantería fue la encargada de hacer a los alemanes retroceder al Río Rin.

La bolsa que controlaban los alemanes al oeste del Rin tras el intento frustrado de tomar Estrasburgo (Francia) suponía una grave amenaza para los Aliados. En el sector de Colmar, los alemanes contaban todavía con hombres y material suficientes para lanzar un ataque contra el flanco del 7º Ejército estadounidense, que avanzaba desde el oeste. Las pésimas condiciones climatológicas del invierno, uno de los más crudos de los últimos años, favorecían a los alemanes. La 3ª División fue transferida a la zona de los Vosgos junto con la 28ª División para ayudar a los franceses del Primer Ejército a eliminar el saliente.

La primera fase del asalto consistió en avanzar hacia el sur para cortar el borde superior del saliente. El asalto comenzó el día 22 de enero de 1945. En un rápido avance, los miembros del 3º y 7º regimiento de la 3ª División cruzaron el río Ill a través de un pequeño puente y tomaron una zona boscosa cerca del pueblos de Holtzwihr y Riedwhir, con los franceses avanzando por el flanco izquierdo. Ambos regimientos fueron atacados por la infantería alemana apoyada por carros de la 708 Volksgrenadier Division que les obligó a retroceder apresuradamente al otro lado del río.

Al día siguiente se le ordenó al 15º regimiento retomar la posición en el bosque. La lucha fue tan intensa que la Compañía B quedó muy mermada, con 102 soldados de los 120 que comenzaron el ataque muertos o heridos. No obstante, los hombres de la golpeada Compañía, entre los que se encontraba Murphy, alcanzaron sus posiciones en el bosque.

El día 25 de enero los soldados recibieron refuerzos y la orden de avanzar hasta el extremo sur del bosque. Murphy recibió un impacto de artillería que le llenó la pierna de pequeños fragmentos de metralla, pero siendo consciente de que cada hombre iba a ser necesario para defender la posición, se negó a ser evacuado. Al llegar, vieron que el bosque se extendía unos 500 metros a ambos lados de la posición en la que se encontraban, formando una U, dejando frente a ellos un amplio claro que continuaba hasta llegar al pueblo. Una carretera de tierra partía desde el pueblo y penetraba al bosque hasta su posición.

Ese día el oficial a cargo de la Compañía fue herido por fuego de mortero, quedando Murphy al mando. Temiendo un inminente contraataque al amanecer, Murphy sabía que sus hombres no podrían aguantar la línea por mucho tiempo. Cuando comenzara el ataque alemán, los vehículos acorazados tendrían que avanzar por esa carretera. Colocó a sus hombres formando una línea defensiva en la parte cerrada de la U y ordenó a un cazacarros M-10 y a cinco vehículos blindados a proteger su flanco derecho. Un segundo M-10 se situó unos 40 metros por delante de la línea. Murphy estableció su puesto de mando en una zanja ligeramente por delante de sus hombres. Contaba con su carabina M-1, unos prismáticos y un teléfono de campaña que le mantenía conectado con el cuartel del primer batallón.

A las 14:00 horas del día 26 de enero, los alemanes comenzaron a concentrar hombres y carros en el pueblo para atacar el bosque. Murphy pudo ver claramente como unos 250 soldados alemanes pertenecientes a la 2ª División de Montaña con el apoyo de seis carros de combate comenzaban a avanzar por la carretera directamente hacia su posición con la intención de tomar el bosque y amenazar al cuartel general del regimiento, que se encontraba casi un kilómetro más atrás. Murphy reconoció inmediatamente la importancia de mantener la posición a toda costa.

Los cazacarros M-10 comenzaron a disparar contra los carros alemanes, pero los proyectiles rebotaban contra su grueso blindaje. En poco tiempo, el M-10 del flanco derecho fue alcanzado por un proyectil de 88 mm, matando a dos de sus tripulantes. El resto se refugió en el bosque. Una ametralladora de la compañía B también fue destruida por el fuego de los carros. El segundo M-10 , sin embargo, siguió disparando su cañón y sus ametralladoras contra las fuerzas que avanzaban. De pronto, mientras buscaban una mejor posición para disparar, el carro se atascó en una zanja en un ángulo en el que el cañón no podía apuntar contra los alemanes. La tripulación escapó y se ocultó en el bosque, mientras los alemanes disparaban y alcanzaban al vehículo, que comenzó a arder. Sin los dos vehículos, su compañía sería pronto destruida. Murphy ordenó a sus hombres retroceder al interior del bosque, mientras él se mantuvo en la posición dirigiendo el fuego de artillería y disparando con su carabina.

Un nervioso teniente del puesto de mando del regimiento le preguntó donde se encontraban los alemanes y Murphy le respondió: “Si esperas un minuto al teléfono, te pasaré con uno de esos bastardos”. A pesar de que la artillería diezmaba a los alemanes, no lograba detener el avance enemigo. Cuando Murphy se quedó sin munición para su carabina, se preparó para retroceder. Pero pronto vio que el M-10 que se encontraba por delante, aunque ardiendo, mantenía intacta la ametralladora de calibre 50 de la torreta. Era la única oportunidad de detener a los alemanes. Sin pensárselo dos veces, se encaramó al vehículo y comenzó a disparar. Con su innata capacidad para tomar decisiones acertadas en los momentos de mayor peligro, concentró su fuego contra la infantería con la esperanza de que los carros no se atreverían a continuar avanzando sin su protección. Disparó contra varios alemanes que habían llegado a pocos metros de su posición, así como contra grupos que intentaban penetrar al bosque por la izquierda y por la derecha. Un testigo de la hazaña de Murphy narra que el intenso fuego enemigo, que golpeaba contra el vehículo en el que se encontraba, no amedrentó a Murphy, que continuó disparando sin pausa.

Además de una tremenda suerte que no le abandonaba, el humo de ambos carros ardiendo y el ruido ensordecedor de la batalla se aliaron con Murphy, ya que los soldados alemanes que avanzaban no eran capaces de determinar el punto de origen de las certeras ráfagas que les diezmaban y aún menos pensar que podían provenir de un carro ardiendo. De pronto, dos proyectiles de 88 mm. acertaron al cazacarros, haciendo perder el equilibrio a Murphy. Todo el vehículo quedó envuelto en un grueso humo negro. Milagrosamente, tal y como cuentan testigos de la acción, cuando el humo comenzó a despejarse pudieron ver que Murphy seguía aferrado a la ametralladora, disparando sin parar. Los únicos momentos en los que dejaba de disparar eran cuando llamaba a la artillería o recargaba una nueva cinta para la ametralladora. En un momento de la batalla, los cielos se despejaron lo suficiente para que la los caza-bombarderos estadounidenses pudieran despegar y atacar a las fuerzas que se acercaban a Murphy. Con una increíble sangre fría, fue dando ordenes a la artillería para que marcara con bombas fumígenas las posiciones de los alemanes, facilitando el trabajo de los pilotos.

Pero estos seguían avanzando, acercándose cada vez más al extremo del bosque donde un solo hombre les impedía el paso. Murphy finalmente dio ordenes a la artillería para disparar a pocos metros de su posición. Fue en ese momento cuando los desconcertados alemanes se dieron cuenta de que alguien debía estar dirigiendo el fuego de artillería contra ellos, mientras que la ametralladora que no localizaban estaba literalmente segando a sus hombres. Aunque un pequeño grupo de enemigos logró penetrar por el bosque, la mayoría retrocedió al pueblo de Holtzwihr y con ellos los vehículos acorazados, tal y como Murphy había previsto. En ese momento se dio cuenta que el hilo telefónico que le mantenía en contacto con la artillería se había cortado por la metralla. Con el pantalón lleno de la sangre de sus heridas, Murphy saltó del carro y entró en el bosque, desde donde oyó una gran explosión. El M-10 desde el que había plantado cara en solitario al avance alemán acababa de explotar, haciendo saltar la torreta en pedazos. Cuando volvió a su compañía, Murphy no quiso ser evacuado, organizando personalmente un contraataque para desalojar a los alemanes que habían logrado penetrar en el bosque y recuperar las posiciones iniciales.

El día 2 de junio de 1945, en un campo de aviación de Salzburgo (Austria), ante la totalidad de la 3ª División de Infantería formada ante él, el Teniente General Alexander Patch, comandante del 7º Ejército, entregó a Audie Murphy la Medalla de Honor del Congreso (Congressional Medal of Honor) por la acción de Holtzwihr. Fue la culminación de una insigne carrera militar en la que había recibido todas las medallas al valor que su país le podía ofrecer, incluyendo dos Estrellas de Bronce (Bronze Star), la Cruz al Servicio Distinguido (Distinguished Service Cross), dos Estrellas de Plata (Silver Star), tres Corazones Púrpura (Purple Heart) y la Legión al Mérito (Legion of Merit).”

Tras la guerra y durante toda su vida sufrió el mal conocido como strés post-traumático o “fatiga de batalla”. Aquel mal le producía insomnio y fuertes depresiones que le llevaron a medicarse con pastillas de Placidyl para poder conciliar el sueño. Al poco tiempo de usarlas se dio cuenta de que se había convertido en un adicto a las mismas y ni corto ni perezoso decidió encerrarse durante una semana en una habitación de hotel para superar su adicción. Audie Leon Murphy hizo campaña para que se estudiara esta patología (la “fatiga de batalla”) y se extendieran los beneficios a los veteranos para poder recibir apoyo psicológico.

La película más popular de las 33 protagonizo fue Regreso del infierno de 1955. El film dirigido por Jesse Hibbs está basada en el libro que el propio Audie Leon Murphy escribió en 1949. Ese mismo año la Motion Pictures Exhibitors nombró a Audie Murphy el “Más popular actor de Westerns en EEUU”.

Aunque gozo de gran popularidad como actor/productor y como compositor country nunca dio la espalda al ejército. De hecho, a pesar de su condición de estrella de la gran pantalla y celebridad nacional en 1950 se reenganchó al ejército en la 36ª División de Infantería de la Guardia Nacional, donde sirvió hasta su retirada en 1966 con el rango de Mayor.

Murphy murió en un accidente de avión el 28 de mayo de 1971, a la edad de 46 años, cuando durante un viaje de negocios, se encontraron con una tormenta lo que hizo que el avión se estrellara contra la ladera de una montaña cerca a Roanoke, Virginia.  Fue enterrado con un funeral militar formal en el Cementerio Nacional de Arlington con todos los honores el lunes 7 de junio, a pesar de haber solicitado un “entierro sencillo”. Su tumba es la segunda más visitada en el citado cementerio tras la del presidente John Fitzgerald Kennedy.

murphy-leon-audie-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: