//
estás leyendo...
Historia, La Historia Compartida

La Historia Compartida – Wild Bill Hickok

La Historia Compartida…Por César del Campo de Acuña

Sean bienvenidos una vez más a La Historia Compartida, la sección de www.cincodays.com dedicada a las breves biografías de las más variopintas personalidades de la historia. Hoy les voy a hablar de uno de los pistoleros más famosos del salvaje oeste.

james-butler-hickok-cincodays¿De quién hablamos?: de James Butler Hickok, pistolero, Marshall y jugador profesional estadounidense nacido el 27 de Mayo de 1837 en Troy Grove, Illinois. Fue asesinado el 2 de agosto de 1876 en Deadwood, territorio de Dakota.

¿Por qué paso a la historia?: James Butler Hickok, más conocido como Wild Bill, pasó a la historia como uno de los pistoleros más audaces del salvaje oeste americano debido a los diferentes enfrentamientos armados que libro con salteadores, cuatreros, bandidos y otros jugadores de carta. Por otro lado Wild Bill escribió su nombre en la historia de los juegos de cartas cuando fue asesinado ya que el par de ochos y el par de ases que sostenía en su mano ha pasado a conocerse popularmente como la mano del hombre muerto.

¿Sabías que…?: Nació en el seno de una familia bautista y temerosa de Dios. Sus padres, William Alonzo Hickok y Polly Butler Hickok, esperaban que sus cinco hijos y dos hijas se convirtieran en granjeros como ellos mismos y que acudieran cada domingo a la iglesia. A parte de la granja familiar, el matrimonio Hickok Butler, tenía una estación en el ferrocarril subterráneo desde la que ayudaban (probablemente a cambio de algo de dinero) a esclavos negros fugados del sur a escapar. Aquello llevo a un joven Wild Bill a su primer contacto con las armas cuando el u su padre fueron perseguidos por un agente de la ley que sospechaba que llevaban algo más que heno en el carromato. Más allá de ese encontronazo con la ley, para disgusto de sus padres, su hijo James sentía auténtica pasión por el romanticismo del salvaje oeste y desde muy pequeño comenzó a practicar con armas de fuego cazando en los alrededores de la granja. Aquello le llevo a convertirse en un tirador experto con cierta fama a nivel local.

Cuando James solo contaba 14 años de edad (prácticamente un adulto por aquel entonces) su padre fue asesinado debido a la posición que mantenía sobre la abolición de la esclavitud. A los 17 años de edad nuestro protagonista era taxista fluvial en los canales de Illinois y Michigan. Un año más tarde, tratando de alejarse lo más posible de la vida de granjero y tratando de acercarse al romanticismo idealizado del oeste se traslada a Kansas, donde consigue un trabajo en Monticello como conductor de diligencias en Los caminos entre Santa Fe y Oregón. Supuestamente allí conoce al legendario Bufalo Bill aunque otras fuentes consultadas señalan que se conocieron realmente durante su etapa como exploradores para el ejército de la Unión. Fue en su época de conductor de diligencias cuando se comenzó a forjar su leyenda. Durante sus viajes se enfrentó a indios y bandido poniendo a prueba su letal puntería. Otros de sus enfrentamientos documentados cuentan como peleo con un oso negro hasta matarle en Wetmore, Colorado.

Tras aquel enfrentamiento, que casi le cuesta la vida, se dirigió una vez más a Monticello donde aceptó un puesto como oficial de paz el 22 de marzo de 1858. Algún tiempo después trabajó para las compañías Pony Express y Overland Express en Rock Creek, Nebraska, Donde conoció a David McCanles. McCanles se burló de Hickok sin compasión por sus rasgos femeninos. Tal vez en represalia, Hickok comenzó a cortejar a una mujer llamada Sarah Shull, en la que McCanles tenía sus ojos puestos. El 12 de julio de 1861, McCanles, junto con su hijo pequeño y dos amigos (James Woods y James Gordon) llegaron a la estación de diligencias en la que paraba Hickok, supuestamente para cobrar una deuda. Sin embargo, intercambiaron insultos y aquello termino en un tiroteo. McCanles fue asesinado y tanto James Woods como James Gordon murieron más tarde a causa de sus heridas. No se hicieron cargos contra Hickok por motivos de autodefensa. Más tarde, cuando la fama de Hickok comenzó a aumentar, los escritores rebuscaron en el pasado del pistolero y comenzaron a llamar a este tiroteo la “Masacre de McCanles“, embelleciendo la historia hasta el punto de que Wild Bill había acabado con doce bandidos.

Hickok se traslada, una vez más. En esta ocasión termina en Sedalia, Missouri, donde se presentó como voluntario explorador en el ejército de la Unión el 30 de octubre de 1861. Los registros militares de su servicio dan muy poca información sobre sus servicios, pero sabemos que Hickok recibió el apodo de “Wild Bill” mientras estaba sirviendo en el Ejército de la Unión. Supuestamente, estando en Independence, Missouri, se encontró con una multitud con intenciones de linchar a un camarero que había disparado a un matón en una pelea. Hickok entonces disparo dos tiros sobre las cabezas de turba, mirándolos con una mirada furibunda hasta que la muchedumbre se dispersó. Se cuenta que una mujer agradecida fue supuestamente la que grito “buen trabajo Wild Bill”. Puede que confundiera a Hickok con otra persona, Pero el nombre calo. Ya como Wild Bill, y sabedor de la atención que su nombre generaba, años más tarde Hickok supuestamente invento una historia en la que contaba como despachaba a 30 soldados confederados con 30 balas y un rifle. Si es cierto que se aventuró en alguna misión peligrosa que otra pero ninguna quedo registrada durante su servicio.

Durante su tiempo en el ejército, Hickok se convirtió en buen amigo del general Custer, trabajando como uno de sus exploradores principales. Se decía que Custer admiraba a Hickok, que jugaba al póker con él y que lo habría conocido mejor si no hubiera sido por el desastre de Little Big Horn. Poco después de su paso por el ejército se topó con el famoso periodista y aventurero Henry M. Stanley, (el que más tarde en África pronunciara la famosa frase “Doctor Livingstone, supongo”). Este último le entrevisto y le pregunto que a cuantos hombres había matado, Wild Bill sin pestañear le contesto que al menos a cien entre indios, bandidos y confederados. El impresionable Stanley creyó esto a pies juntillas y añadió a su texto buenas palabras hacia Wild Bill lo que solo ayudo a hacer crecer su leyenda. El 5 de noviembre de 1867, Wild Bill se presentó para el puesto de sheriff del Condado de Ellsworth, Kansas, pero perdió. Regresó al ejército donde fue herido en el pie con una lanza durante una escaramuza con indios Kiowas en el este de Colorado. De regreso a Kansas, se convirtió en el sheriff de Hays City, Kansas en 1869. El 24 de agosto de 1869, disparó y mató a un hombre llamado Bill Mulrey. Apenas un mes más tarde, el 27 de septiembre de 1869, mató a un rufián llamado Strawhan cuando este último y otros tantos estaban causando disturbios en el salón local.

Wild Bill y sus duelos. Si hay algo famoso en el oeste son los duelos al alba en una calle polvorienta y Wild Bill participo en algunos. Quizás los más famosos fueron los que le llevaron a acabar con la vida de Dave Tutt y James “Dog” Kennedy. El primero ocurrió el 21 de julio de 1865. Días antes Hickok conoció a un jugador de veintiséis años llamado Dave Tutt en Springfield, Missouri, con el que Hickok perdió en la mesa de juego. Cuando Bill no pudo pagar, Dave Tutt tomó su reloj de bolsillo como pago. Hickok gruñó que si Tutt usaba el reloj, lo mataría. Aquel encontronazo nos lleva a la mañana del 21 de julio en la plaza del pueblo. Tutt llevaba el reloj con orgullo para que todos lo vieran. Momentos después, Tutt yacía en el suelo muerto tras desenfundar. Una vez más Wild Bill salía airoso de un lance armado y sin repercusiones legales. El siguiente duelo famoso de su carrera ocurrió cuatro años más tarde en Springfield, Missouri el 21 de Septiembre de 1869. James “Dog” Kennedy, un conocido descubridor de tramposos en el juego acuso a Wild Bill de serlo tras unas manos. Wild Bill le reto a un duelo y ambos hombres se enfrentaron. Minutos después y tras disparar su Smith & Wesson, Dog Kennedy lacia muerto en el suelo tras recibir los disparos en el pecho y la rodilla de los dos Colts de Wild Bill (que por cierto llevaba amartillados dentro de la funda, algo muy peligroso).

El 17 de julio de 1870, tuvo un verdadero problema cuando varios miembros de la 7ª caballería estadounidense lo sorprendieron en un bar, lo derribaron y empezaron a darle patadas. Wild Bill sacó sus pistolas, matando a un soldado e hiriendo gravemente a otro. Después de esta escaramuza, Bill renunció a su posición en Hays City, aterrizando de nuevo en Ellsworth, Kansas por un tiempo hasta que se mudó a Abilene, Kansas. El 15 de abril de 1871, Wild Bill fue nombrado Marshall de la ciudad en Abilene, por $ 150 al mes, más una cuarta parte de todas las multas impuestas a las personas detenidas. Durante el tiempo que fue Marshall de Abilene llego a la ciudad John Wesley Hardin, el peor asesino del salvaje oeste. Curiosamente Wild Bill adoptó una actitud indulgente y paternal hacia el asesino. Bebían juntos, visitaban juntos los burdeles, y Hickok a menudo le daba consejos a Hardin. A Hardin le gustaba que le vieran en público con el famoso pistolero, pero también era cauteloso con el Marshall ya que si se pasaba lo más mínimo Wild Bill no dudaría ni un segundo en añadir su nombre y cabeza a su temible reputación. Hardin, finalmente tuvo que huir en ropa de interior de Abilene cuando disparo a través de la pared del cuarto en el que dormía. Temiendo la ira de Wild Bill se largó de la población con lo puesto esa misma noche. Sea como fuere, los tiempos de Wild Bill como Marshall de Abilene no fueron buenos para la población ya que Hickok no tardo en pasar más tiempo en las mesas de juego y en compañía de prostitutas que haciendo sus labores de representante de la ley. Un periódico local se quejó de que Hickok permitió que Abilene fuera invadido por jugadores, prostitutas y chulos.

A finales de 1871, tras varios problemas con vaqueros y los dueños del Bull’s Head Saloon el resto de autoridades de Abilene decidieron despedir a Wild Bill. Sin trabajo y sabedor del gran interés que despierta el Salvaje Oeste en el este de los Estados Unidos, Wild Bill monta el espectáculo The Daring Buffalo Chase of the Plains para hacer giras por esa zona del país. Invierte 1000 dólares en contratar a tres vaqueros, cuatro comanches, comprar seis búfalos, un oso y un mono. Se dirigieron a Niagara Falls en tren y montaron el espectáculo pero fue un absoluto desastre. Solo logro 100 dólares de beneficio tras compensar económicamente a buena parte del público debido a que uno de los búfalos rompió la valla que los separaba del mismo. Para compensar sus pérdidas vendió a los búfalos a una carnicería local. Entonces, su viejo amigo Buffalo Bill Cody vino en su rescate invitando a Hickok a unirse a su obra dramática titulada Scouts of the Prairies. Wild Bill obtuvo un ingreso decente y fue capaz de disfrutar de su amor por las mujeres y el juego, pero no era un actor. Sus problemas con el alcohol hicieron que su puntería fallara y finalmente en marzo de 1874 se despidió de Cody y se dirigió hacia el oeste.

Con casi 39 años, el 5 de marzo de 1876, Hickok se casó con una mujer mayor llamada Agnes Lake Thatcher en Cheyenne, Wyoming. Los dos viajaron a Cincinnati para su luna de miel. Apenas un mes después, Bill le explicó que se dirigía a los campos de oro occidentales para probar suerte en una concesión minera que adquiriría. Añadió que una vez instalado la mandaría a buscar para que se mudara allí. No hace falta decir que Agnes Lake Thatcher no le volvió a ver. Rumbo a Dakota conoce a Charlie Utter con el que viaja hasta Deadwood en su carreta. Bill Intento llevar una vida respetable pero sus dos grandes debilidades (el juego y el alcohol) le devolvieron a los salones donde nadie le molestaba por su fama. En el camino a Deadwood encontró Calamity Jane en Laramie, Wyoming. Ambos conectaron enseguida (fundamentalmente por la gran cantidad de alcohol que consumían). Calamity Jane diría a todos que eran pareja, pero esto nunca ha sido confirmado. Una vez en Deadwood perdió el interés en encontrar una concesión y se dedicó al juego sin suerte llegando a ser detenido por vagabundear. El 1 de agosto de 1876, Hickok estaba jugando al póker en un salón de Deadwood con varios hombres, entre  ellos Jack McCall, un muchacho que estaba perdiendo hasta la camisa. Wild Bill le dio generosamente suficiente dinero para comprar algo para comer y le aconsejó que no jugara hasta que pudiera cubrir sus pérdidas.

El 2 de agosto, cuando Wild Bill entró en Nuttall & Mann’s Saloon encontró a Charlie Rich sentado en su asiento preferido. Después de alguna vacilación, Wild Bill se unió al juego a regañadientes debido a que daba la espalda a la entrada del local. Jack McCall, ebrio, entro en el local, se aproximó a Wild Bill y le disparo en la parte posterior de la cabeza acabando con su vida de manera instantánea. El buen amigo de Hickok, Charlie Utter, reclamó el cuerpo, hizo los arreglos funerarios y pago las costas. Fue enterrado en el cementerio situado a las afueras de Deadwood el 3 de agosto de 1876. Calamity Jane insistió en que se construyera una tumba apropiada en honor del hombre que amaba. Un recinto de 10×10 pulgadas fue construido alrededor de su parcela de entierro rodeada por una cerca de 3 pulgadas decorada con filigrana de hierro fundido de fantasía en la parte superior. Una pequeña bandera americana estaba pegada en el suelo frente a la lápida en honor a su servicio en la guerra.

wild-bill-hickok-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “La Historia Compartida – Wild Bill Hickok

  1. Me encanta esta sección de historia compartida, siempre eliges personajes muy interesantes

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Patricia | enero 11, 2017, 4:22 pm
    • Muchas gracias 🙂 me alegra leer que te gusta esta sección 🙂

      Casi siempre intento buscar personajes más o menos interesantes o relacionados con algunas de mis épocas históricas preferidas (edad dorada de la piratería, salvaje oeste, segunda guerra mundial…).

      Ya ando preguntándome a quien recatare la semana próxima 🙂

      Muchas gracias por tu comentario. Son los que me hacen seguir.

      Me gusta

      Publicado por cincodays | enero 11, 2017, 4:41 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La Historia Compartida – John Wesley Hardin | Cincodays.com - marzo 1, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: