//
estás leyendo...
Cine, Movie Review

Movie Review – Las colinas tienen ojos

Movie Review…por  César del Campo de Acuña

the-hill-have-eyes-movie-poster-cincodaysDirección: Wes Craven.
País:
Estados Unidos.
Año:
1977.
Duración:
83 minutos.
Género:
Terror. Suspense.
Guion:
Wes Craven.
Reparto:
Susan Lanier, Robert Houston, Martin Speer, Dee Wallace, Virginia Vincent, Lance Gordon y Michael Berryman.
Fotografía: Eric Saarinen.
Música: Don Peake.
Montaje: Wes Craven.
Dirección artística:
Robert Burns.
Diseño de producción: –
Estreno en Estados Unidos:
22 de julio de 1977.
Estreno en España:
26 de diciembre de 1979.

A nice American family. They didn’t want to kill. But they didn’t want to die

Si hay una franquicia con la que se asocial el nombre de Wes Craven esa es, sin lugar a dudas, la de Pesadilla en Elm Street y, en menor medida, Scream. Curiosamente el público y los aficionados parecen haber olvidado, hasta cierto punto, al menos una de las dos películas que le llevarían a ser considerado uno de los grandes maestros del cine de terror de finales del siglo XX. Evidentemente no me refiero a la seminal La última casa a la izquierda, cinta que podría ser considerada el primer film adscrito a ese subgénero que es el Rape and Revenge, sino a su tercer largometraje, Las colinas tienen ojos, cinta que filmo dos años después de terminar The Fireworks Woman (1975), la cual firmo con el seudónimo Abe Snake. Verán, no dudo que esta producción de 1977 goce de buena reputación y salud entre los entusiastas del horror, pero sí creo que tiene a ser minusvalorada y hasta cierto punto enterrada en la propia filmografía de Craven. Me atrevo a decir que por cada cien escritos publicados relativos a Freddy Krueger tan solo hay uno sobre Papa Jupiter y su salvaje prole. Con la singular estimación que tengo a esta “franquicia” es algo que me resulta terriblemente injusto fundamentalmente porque queda poco o nada que escribir sobre Krueger y aún hay mucho por descubrir sobre aquel polvoriento y caluroso rodaje en el desierto de California.

Aunque imagino que conocerán de sobra el argumento no está de más repasarlo brevemente. Una típica familia americana cruza el país de Ohio a California para celebrar las bodas de plata de los progenitores y la jubilación del cabeza de familia del cuerpo de policía. Tratando de buscar una turística mina de plata terminan perdidos en el desierto de california donde sufren un aparatoso accidente. Aislados y a kilómetros de la población más cercana, empiezan a ser asediados por los escasos habitantes del inhóspito lugar, un clan de salvajes criados en las colinas dispuestos a todo por lo que no les quedara más remedio que renunciar a sus principios si quieren sobrevivir. Como digo siempre, a grandes pinceladas, esa es la trama de esta entretenidísima cinta de terror de la década de los 70 que convirtió a Michael Berryman en un icono del terror gracias a sus singulares rasgos. Entrando ya en materia, algo que siempre me ha gustado mucho de este film es su vertiginoso ritmo; Con sus 83 minutos de metraje da gusto ver, como espectador, como nunca dejan de pasar cosas y como, la mayoría de ellas, tienen sentido para con la acción sin dejar nada accesorio más allá de los planos ambientales para las transiciones. El montaje, a diferente de lo que suele ocurrir con muchas producciones de bajo presupuesto de esta época funciona muy bien y aunque la resolución sea un tanto abrupta no es nada nuevo en el cine de los 70.

the-hill-have-eyes-1977-cincodays

Personalmente, sin la intención de darle más valor del que realmente tiene, encuentro en Las colinas tienen ojos un descarnado y cruento western más que una cinta de terror al uso. Si lo piensan bien esta cinta del 77 guarda gran relación con todas esas películas del oeste en la que un grupo de personas que viajan en carreta o diligencia quedan atrapadas en territorio enemigo sin la posibilidad de pedir auxilio. La diferencia entre aquellos films y la producción que el propio Craven se encargó de escribir, dirigir y montar es que esta última muestra con gran crudeza, para su tiempo, lo que los salvajes hacen con sus presas una vez las cazan o a ver si creen que en los cientos de casos, olvidados por el tiempo, de colonos desaparecidos o diligencias saqueadas los indios invitaron a un té con pastas a los que capturaran en su asalto. Por si este paralelismo argumental fuera poco las localizaciones utilizadas en Las colinas tiene ojos no pueden estar más unidas al género de los géneros. Sumen que incluso la fotografía parece ponerse de acuerdo conmigo para dar la razón a mi teoría sobre que genero se desliza entre el horror que el clan de Papa Jupiter desata sobre la familia Carter.

Por otro lado y dejando a un lado mi teoría de géneros sobre este film, me hace mucha gracia lo políticamente incorrecta que es en algunos momentos. Más allá de la brutalidad el hecho de escuchar como en una cinta alguien utiliza la palabra “nigger” con toda la tranquilidad y naturalidad del mundo es algo que siempre me hace sonreír y no porque apruebe el uso peyorativo del citado vocablo, sino porque la hipersensibilidad censora es algo que me molesta bastante. Dicho esto, solo puedo hacer que terminar con ese último párrafo en el que ensalzo hasta el paroxismo lo mucho que me gustan Las colinas tiene ojos. Insisto, se tiende a minusvalorar e incluso a olvidar esta película de Wes Craven por no haber alcanzado las cotas de  popularidad de las citadas Pesadilla en Elm Street o Scream, por no haber roto moldes como La ultima casa a la izquierda, por no ser objeto de burla como Un vampiro suelto en Brooklyn o por no haber encontrado en el videoclub su lugar de reconocimiento como le ocurrió a Amiga mortal o El sótano del miedo. Las colinas tienen ojos es infinitamente más divertida que muchas cintas de terror de los 70 que hoy, de manera inexplicable, gozan de una popularidad inmerecida y aunque, en parte, se trate de un exploitation de La matanza de Texas, tiene la suficiente personalidad como para destacar entre la mediocridad habitual en el cine de explotación de la época.

hills-have-eyes-behind-the-scenes-cincodays

Curiosidades:

  • En un primer momento las autoridades le dieron una calificación de X debido a las explicitas escenas de violencia que contenía la cinta. Para evitar que la distribución de la cinta se redujera a salas pornográficas, Wes Craven, eliminó algunas escenas antes del estreno.
  • La película contó con un presupuesto de poco más de 200.000 dólares y fue rodada en el desierto de California donde el equipo tuvo que soportar temperaturas aterradoras durante los meses que duro el rodaje. Por si las condiciones climáticas se encontraban a 30 millas (casi 50 kilómetros) de distancia de la población más cercana.
  • El perro muerto utilizado durante el rodaje era real. Wes Craven y el productor Peter Locke lo compraron en la oficina del Departamento del sheriff del condado. Evidentemente estaba muerto cuando lo compraron.
  • Según Wes Craven se llegó a considerar que él bebe muriera, sin embargo el reparto y el equipo se opusieron firmemente llegando a amenazar con abandonar el set de rodaje en caso de que el film siguiera ese camino.
  • Las similitudes con La matanza de Texas (1974) fueron intencionadas ya que Wes Craven era un gran admirador de la película de Tobe Hooper. Consideró su película en parte un homenaje a la revolucionara cinta dirigida por Hopper en el 74. Más allá de esta casualidad, muchos de los elementos que decoran la cueva de los caníbales fueron sacados del set de rodaje de La Matanza de Texas el anterior proyecto de Peter Locke.
  • Según Wes Craven, la película fue filmada con cámaras alquiladas a un famoso pornógrafo de California.
  • Según Robert Houston, el proceso de audición de la película dependía mucho de sí un actor podía llorar o no.
  • La reacción de Virginia Vincent al ser disparada fue bastante genuina, ya que hubo un accidente con el efecto especial escondido bajo la bata que llevaba. La pequeña explosión le hizo mucho daño y tuvo que ser llevada al hospital.
  • Dee Wallace dijo que no tuvo que actuar demasiado cuando su personaje encuentra la tarántula en el interior de la caravana ya que realmente sentía terror por los arácnidos.
  • La audición para el papel de Ruby requería que las actrices interesadas en el papel compitieran en una carrera. Cuando Wes Craven gritó para que las actrices salieran, Janus Blythe se quedó parada. Cuando reacciono y se puso a correr gano por la mano a todas sus rivales por lo que se le dio el papel.

michael-berryman-the-hill-have-eyes-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: