//
estás leyendo...
Conociendo la Historia, Historia

Conociendo la Historia – Sawney Bean: Canibalismo en Escocia

Conociendo la historia…por César del Campo de Acuña

Sawney Bean: Canibalismo en Escocia

Dice una canción popular escocesa: “No vayas por Galloway, pues has de saber que Sawney Beane te espera allí. Sawney Beane, Sawney Beane, cuídate de Sawney Beane. No dejes que derribe tu caballo Sawney Beane”. Pero… ¿quién es Sawney Bean? ; ¿Una leyenda inventada por los ingleses? ¿Un asesino agigantado por el folclore escoces? ¿O tan solo es el protagonista de una historia que llego hasta nuestros días y que sirvió como inspiración a Wes Craven para crear Las colinas tienen ojos? Pues es todas ellas a la vez. Al parecer, la sanguinolenta trayectoria del Clan Bean puede que fuera un truco propagandístico orquestado por los británicos para rebajar las pretensiones de Las rebeliones jacobitas (revueltas que se produjeron entre 1688 y 1746) las cuales pretendían devolver el trono a la Casa de Estuardo, de origen escocés. Los relatos aparecieron por primera vez en las revistas de rumores por lo que la opinión pública británica, que ya de por si percibía a sus vecinos del norte como unos salvajes, quedo escandalizada por los supuestos crímenes relativos al canibalismo que la familia de Sawney Bean había cometido con total impunidad durante casi 30 años en Galloway. No obstante, las razones para que los habitantes del sur pensaran de los escoceses que no eran otra cosa que un atajo de animales se fundamentan en que era sabido que el canibalismo no era una práctica desconocida en la Escocia medieval y que la región de Galloway había sido una zona especialmente incivilizada hasta bien entrada  la Edad Moderna.

¿Pero cuál es la historia del Clan Bean y Sawney Bean, su patriarca? Pues no se sabe a ciencia cierta cuando nació el fundador ya que algunas fuentes apuntan a que lo hizo alrededor del 1390 y otras aseguran que fue entorno al 1500 (tiempos de Jacobo I de Escocia o Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia) en el condado de East Lothian, a no demasiados kilómetros de Edimburgo. Al parecer el joven Sawney Bean se dedicó desde muy pequeño a convertir la vida de sus padres, unos humildes granjeros, y vecinos en un infierno. No hay datos de las tropelías que supuestamente cometió pero si se sabe que no trabajaba por lo que debo deducir que para subsistir robaba todo lo que podía. A los 20 años de edad, dándole la mano a su mujer, o a su anti sociabilidad (según la fuentes consultadas) ser marcho del pueblo que le vio nacer. A partir de ahí inicia una peregrinación por las diferentes poblaciones siendo sacado de todas ellas a puntapiés. Llego el invierno, y ante la expectativa de morir congelado, se refugió junto a un amigo (o su mujer) en una cueva que encontraron en la costa. La cueva era profunda, espaciosa y relativamente seca, por lo que decidió asentarse allí. Desafortunadamente la despoblada zona no ofrecía recursos alimenticios. Explorando, dio con un camino que llevaba a un solitario embarcadero por el que los escoceses cruzaban a Irlanda.

Según la historia Bean, movido por el hambre, mato a un viajero y arrastro su cadáver hasta la cueva ya que lo quería era su carne y no sus pertenencias. La historia gana en truculencia si sacamos de la ecuación a una posible señora Bean ya que nos invita a creer que este monstruo en uno de sus asaltos secuestro a una mujer a la que, evidentemente, forzó para tener descendencia ya que no puedo creer (por más que las fuentes lo sugieran) que una mujer decidiera por voluntad propia casarse con él y marcharse a una cueva a comer carne humana. Sea como fuere, Bean tuvo descendencia. Ocho hijos y seis hijas, nada más y nada menos de los que nacieron 18 nietos y 14 nietas a raíz de las incestuosas relaciones que, supuestamente, se dieron en aquella cueva dejada de la mano de Dios. El aumento de bocas que alimentar, hizo que el número de asaltos aumentaran algo que, evidentemente, hizo que el número de desapariciones en esa zona hiciera que las autoridades empezaran a arquear las cejas, gesto que termino convirtiéndose en preguntas y búsquedas.

bean-sawney-cincodays

Desafortunadamente poco o nada se encontró. Algunos restos aquí y allá devueltos por el mar, pero poco más. Los lugareños hablaban de una manda de lobos o de un grupo de diablos mientras que las autoridades empezaron arrancar confesiones de culpabilidad a taberneros de aquellos andurriales acusándoles de matar a sus huéspedes mientras dormían y enterrar sus cadáveres en lugares indeterminados. Supuestamente no fueron pocos los que murieron a causa de los, siempre, supuestos crímenes del Clan Bean.

¿Pero cómo aquella familia de salvajes pudo eludir a las autoridades durante tanto tiempo? Según las fuentes consultadas, los hombres del clan atacaban a sus presas durante la noche, nunca dejaban a nadie con vida y jamás atacaban a más de dos hombres que viajaran a caballo por aquello de que ninguno escapara. Por otro lado la entrada principal de la cueva quedaba cubierta parcialmente cuando subía la marea por lo que la hacía impracticable y prácticamente invisible. Pero, quiso la fortuna que uno de sus asaltos saliera mal. Atacaron a una pareja en el camino entre varios hombres del clan, y aunque consiguieron matar a la mujer el hombre se defendió con su rudimentaria pistola (en el caso de creer que estamos en tiempos de Jacobo I de Inglaterra) y espada. Aquella batalla por la supervivencia cuenta como el hombre logro huir gracias a sus esfuerzos, o como el estruendo de su pelea llamo la atención de unos vecinos los cuales se acercaron poniendo en fuga a los salteadores de caminos. Sea como fuere, aquel hombre, tuvo una audiencia real en la que relato al monarca como había sobrevivido al ataque de unos hombres salvajes. Aquello hizo que la autoridad se pusiera en marcha y rastreara la zona hasta dar con los asaltantes. Antes de aquello, la regia autoridad ya había estado buscando, especialmente cuando desapareció un reputado burgués de Edimburgo, pero nunca y como ya he relatado, encontraron nada salvo despojos y confesiones extraídas del tormento.

Finalmente los sabuesos del Rey y una unidad formada por cuatrocientos hombres dieron con la cueva de los horrores de los Bean. En ella encontraron esqueletos adornando las paredes, niños de aspecto salvaje jugando con restos óseos y un montón de adultos dándose un festín de carne humana. Horrorizado por lo que vio (o por lo que le contaron), el Rey decidió que no tendrían juicio. Los hombres serian torturados y desmembrados en público mientras que las mujeres y sus hijos serian quemados en la hoguera. Los realmente terrible es que ninguno de los Bean mostro arrepentimiento alguno o imploro clemencia.

Y esa es la historia del Clan Bean. ¿Hechos históricos o ejercicio de propaganda británico para favorecer a la casa de Hannover? Sea como fuere, es un relato espeluznante que merece ser contado.

sawney-bean-historia-cincodays

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Movie Review – Las colinas tienen ojos de Alexandre Aja | Cincodays.com - febrero 20, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: