//
estás leyendo...
Cine, Movie Review

Movie Review – Duro de pelar

Movie Review…por  César del Campo de Acuña

Dirección: James Fargo.
País:
Estados Unidos.
Año:
1978.
Duración:
114 minutos.
Género:
Comedia.
Guion: Jeremy Joe Kronsberg.
Reparto:
Clint Eastwood,  Sondra Locke,  Ruth Gordon,  Geoffrey Lewis,  Beverly D’Angelo, Roy Jenson,  Walter Barnes,  George Chandler,  John Quade,  Gregory Walcott, Chuck Hicks,  Hank Worden,  Dan Vadis,  Jerry Brutsche,  Bill McKinney y Joyce Jameson.
Fotografía: Rexford Metz.
Música: Steve Dorff.
Montaje: Joel Cox y Ferris Webster.
Dirección artística:
Elayne Ceder.
Diseño de producción: Robert De Vestel (decorados).
Estreno en Estados Unidos:
20 de diciembre de 1978.
Estreno en España: 9 de mayo de 1979.

Clint Eastwood will turn you Every Which Way But Loose

1978 fue un gran año para los aficionados al cine. Se estrenaron películas como Grease, El cazador, Superman, La noche de Halloween, Zombi. El regreso de los muertos vivientes, Desmadre a la americana y tantas otras que han pasado a la historia no solo de la industria, sino de la cultura popular. Curiosamente, una de las cintas de mayor éxito de aquel año, a pesar de ser recordada, no ha logrado el mismo impacto cultural que las otras que he mencionado. Me refiero, evidentemente, a Duro de pelar (Every Which Way But Loose) film inspirado por el inesperado éxito de Los caraduras (Smokey and the Bandit) en 1977, en el que Clint Eastwood, en su primer papel netamente cómico, interpreta al durísimo camionero Philo Beddoe el cual recorre el Valle de San Fernando metiéndose en peleas ilegales acompañado de su amigo Orville (Geoffrey Lewis) y su orangután Clyde (Manis, el orangután) hasta que conoce a la cantante country Lynn Halsey-Taylor (la actriz Sondra Locke, por aquel entonces pareja en la vida real de Eastwood) la cual le roba el corazón. Cuando esta última le abandona, Beddoe inicia un viaje por carretera hasta encontrarla en el que se enfrentara a una torpe banda de moteros del 1% (Las viudas negras), a unos policías que se la tienen jurada y que le llevara hasta Denver, Colorado para enfrentarse al temible Tank Murdock (Walter Barnes) el boxeador clandestino más temido del oeste.

A grandes pinceladas esta es la trama de esta exitosísima comedia (costo 5 millones de dólares y recaudo más de 105 millones, lo que la convierte en el mayor éxito comercial de la carrera de Clint Eastwood) a la que tengo un cariño muy especial. Verán, Duro de pelar es una de las muchas películas que vi en repetidas ocasiones con mi padre durante mi infancia. Es cierto que tenía vetadas todas las películas de terror o de acción de la época, pero films como este o las protagonizadas por Bud Spencer y Terence Hill eran las que podía ver con mi progenitor. Así que sí, puedo escribir sin rubor alguno, que si tengo un nexo de unión nostálgico con esta cinta y solo por eso he decidido dedicarle un espacio. Críticos profesionales, y un nutrido grupo de amigos de la cultura, la tacharan como el punto más bajo, intelectualmente hablando, de las producciones en las que el afamado actor convertido en sobresaliente director ha participado y yo les digo que no. El esnobismo de la cultura es algo que me pone enfermo y esta producción puede que no sea culturalmente significativa, que no apele a grandes conceptos o que no desafié nuestra inteligencia o ponga a prueba a nuestros sentimientos (como Gran Torino o Million Dollar Baby) pero… ¿saben qué? Que da igual. Es divertida, sencilla e incluso muestra roles de comportamiento en vías de extinción. Puede que los más listos del lugar se atrevan a bajar al barro y criticar la actitud del personaje al que da vida Eastwood para con los representantes de la ley mientras lucen camisetas con las siglas A.C.A.B. pero como no me gusta atender la incongruencia de la que suele hacer gala los tipos más siniestro los ignoro.

Duro de pelar es, repito una vez más, divertida. Inocente y agradecida de ver gracias al fantástico ritmo que James Fargo imprime a los sketches que conforman un film que muestra los Estado Unidos que me gustan y con los que crecí. Siempre que la veo la disfruto muchísimo y eso que, para lo que realmente ofrece, es una película larga (114 minutos). ¿Qué me gusta? Pues que los malos son muy tontos (algo que puede tener una doble lectura, porque los muchachos de la banda de Las viudas negras, con sus esvásticas y sus pintas, son unos cobardes debiluchos a los que ponen a caldo cada vez que se enfrentan a alguien decidido a pararles los pies), que el bueno es un hombre que se viste por los pies, que hay un orangután que es graciosísimo, que el personaje al que interpreta Geoffrey Lewis hace un gesto varias veces en la película que Sylvester Stallone popularizaría 8 años más tarde en otra película de camioneros como es Yo, el halcón, que sale la guapísima Beverly D’Angelo en el que sería su cuarto largometraje, la presencia de Sondra Locke, actriz que me parecía guapísima de niño a pesar de recordarme a la Julieta de Dartcán y los tres Mosqueperros, que aparece sin acreditar un jovencísimo Thomas Rosales Jr. un figurante/actor de reparto al que hemos visto en más de 100 películas, que la camioneta que Philo Beddoe conduce en un momento de la cinta es la misma que veríamos años más tarde en Gran Torino y que el final es terriblemente satisfactorio a pesar de no ser el que el espectador esperaba (en la vida, a veces ganas y a veces pierdes, lo único que importa es que mañana será otro día).

Duro de pelar, tercera película de las seis que hicieron Clint Eastwood y Sondra Locke, a pesar de su carácter localista congrego a la nada despreciable cantidad de 823.610 espectadores en su estreno en España (muchos menos que los que consiguió Los caraduras, todo sea dicho) y aunque no se ha convertido en un clásico, ni en una cinta a reivindicada o en un film de culto, es una producción muy disfrutable (en el buen sentido, no en el de: “jo, qué graciosos estos palurdos” ) por todo aquel que no sea un acomplejado ni tenga que rendirle cuentas a nadie. Every Which Way But Loose no excluye a nadie (a diferencia de sus detractores) e invita a todo tipo de públicos a disfrutar del cómico, y sobresaltado, viaje por carretera de Philo Beddoe, Orville, Eco (¿Eco?…si, Eco) y Clyde tras los pasos de Lynn Halsey-Taylor desde California, hasta Colorado. Si, esta película se hizo, y se comercializo por la Warner para los aficionados al wrestling, para los que veían Hee Haw, para los que un año después no se perderían un episodio de El Sheriff Chiflado (The Dukes of Hazzard), para todos aquellos que viven en los estados menos glamurosos y que reciben toda suerte de apelativos poco cariñosos (hick, hillbilly, redneck, white trash, tráiler park trash…) sin quejarse nunca por ello. Y aunque se hizo por y para ellos, al calor de otra producción de idénticas características, logra conectar con todo el que se quiera acercar a ella sin prejuicios y con ganas de pasar un buen rato.

Curiosidades:

  • Según el libro Clint Eastwood: Hollywood’s Loner de Michael Munn, Eastwood dijo sobre Manis el Orangután que fue uno de los actores más naturales con los que había trabajado, pero tenías que conseguir la toma a la primera debido a que su nivel de concentración era extraordinariamente limitado.
  • Fue la primera película de la historia que en su primer fin de semana en cartelera logro superar la barrera de los 10 millones de dólares de recaudación.
  • El entrenador de boxeo de Clint Eastwood para esta película fue el preparador Al Silvani, el cual realizo la misma labor con Sylvester Stallone en la inolvidable Rocky. Cabe señalar que Silvani entreno a más de 20 campeones mundiales de boxeo entre los que destaca Jake LaMotta.
  • Clint Eastwood fue aconsejado para protagonizar esta película tras el sorprendente éxito de taquilla de Los Caraduras (la segunda película más taquillera de 1977 tras La Guerra de las Galaxias). De hecho el papel de Philo Beddoe estaba pensado para Burt Reynolds actor con el que Eastwood se puso en contacto para que le aconsejara ya que nunca había hecho comedias y Reynolds estaba muy familiarizado con el género.
  • Durante una de las escenas en las que Clint Eastwood conducía su camioneta junto a Manis este último se enfadó por nada y agarro a Eastwood por el cuello. Los entrenadores del simio pudieron calmarle hablando a través de la radio bidireccional.
  • Beverly D’Angelo interpreta en la película a la novia de Geoffrey Lewis. Años más tarde la actriz interpretaría a la madre de Juliette Lewis, hija de Geoffrey Lewis, en la comedia ¡Socorro! Ya es navidad
  • La ultima colaboración entre James Fargo y Clint Eastwood de siete. Esta fue la segunda cinta en la que Fargo dirigió a Eastwood siendo la primera la secuela de Harry el sucio, Harry el ejecutor. Fargo fue asistente de dirección en otros 5 proyectos cinematográficos protagonizados por Eastwood durante la década de los 70.
  • Esta fue la sexta película de Clint Eastwood para Warner Brothers.
  • Según se informó, las ciudades pequeñas y los pueblos de Estados Unidos fue donde la película funciono mejor en taquilla. No es de extrañar ya que Superman, estrenada una semana antes por Warner, fue a parar a los cines más grandes y Duro de pelar a los más pequeños.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Movie Review – La gran pelea | Cincodays.com - abril 3, 2017

  2. Pingback: Miscelanea Pop – Manis el orangutan | Cincodays.com - abril 7, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: