//
estás leyendo...
Cajón Deportivo, Deporte

Cajon Deportivo – Chuck Nevitt

Cajón Deportivo…por César del Campo de Acuña

Aficionados al deporte, sean bienvenidos una vez más a Cajón Deportivo, la sección dedicada a recordar a todos aquellos ídolos del deporte que han caído, más o menos, en el olvido.  Hoy les voy a hablar de uno de los jugadores más altos de la historia de la NBA.

¿De quién hablamos?: de Charles Goodrich Nevitt, Chuck Nevitt, un exjugador de baloncesto estadounidense nacido el 13 de junio de 1959 en Cortez, Colorado.

¿Por qué le recordamos?: A diferencia de otros gigantes como Mark Eaton, Rik Smits, Shawn Bradley o incluso Gheorghe Mureşan a los que se recuerda por su calidad, los aficionados a los deportes en general y al baloncesto en particular solo recordamos a Chuck Nevitt por su estatura (2 metros y 26 centímetros) y por haber logrado un campeonato con Los Ángeles Lakers en 1985.

¿Qué fue de él?: Nevitt se retiró tras jugar durante 11 años de manera profesional (9 de ellos en la NBA). En la actualidad vive en Raleigh, Carolina del Norte donde trabaja como ingeniero informático especializado en soporte informático y tecnología de la información.

¿Sabías que…?: Nevitt fue el cuarto y último hijo de la pareja formada por John y Marcia Nevitt, un profesor de ingeniería de 2 metros de estatura y una enfermera de 1 metro y 82 centímetros de altura. Sus hermanos mayores Lynne, Jack y Steve también destacaron por su altura. Dos de ellos, Lynne (de 1.90) y Jack (2.00), llegaron a jugar al baloncesto en la universidad (Memphis State y Huntingdon College respectivamente). Chuck pego el estirón a los 14 años cuando paso de 1.90 a los 2.08 de estatura. Curiosamente, y a pesar de su descomunal humanidad, no destaco especialmente en el equipo de baloncesto de Sprayberry High School en Marietta, Georgia.

Los centímetros no se enseñan es lo que debió pensar Norm Sloan, entrenador de North Carolina State, cuando ficho a Chuck Nevitt en 1978 para el equipo de la Universidad. Como ocurrió en el instituto, Nevitt tampoco destaco en la Universidad ni como jugador, ni como estudiante. Al parecer, Nevitt prefería pasar el tiempo de fiesta o trabajando en bares. Tan solo fue titular en su último año en la Universidad (1982) donde logro, bajo la batuta de Jim Valvano, 5.5 puntos, 4.4 rebotes y 2 tapones por partido. Quizás el aspecto más significativo de su paso por la Universidad fue unas camisetas que hizo en la que se podía leer: “Antes de que preguntes, mido 2 metros y 26 centímetros” las cuales generaron más atención en el que su desempeño en la cancha.

Los centímetros no se enseñan, es lo que debieron pesar los Houston Rockets en el Draft de 1982 cuando invirtieron una opción de tercera ronda en hacerse con Chuck Nevitt. Si, así fue, Nevitt fue escogido en el Draft por los Rockets en la tercera ronda del Draft del 82 (número 63 del total), el mismo año que llegaron a la NBA jugadores del calibre de James Worthy, Dominique Wilkins, Mark Eaton (Eaton, fue escogido, lo crean o no, después de Nevitt) y Terry Cummings. Aunque logro superar el corte del equipo, Nevitt tan solo jugo seis partidos en todo el año donde consiguió 3.8 puntos, 2.0 tapones y 2.8 rebotes por encuentro en 10.7 minutos por partido. Uno de los principales problemas que encontró Nevitt, no solo en su primer año como profesional, sino a lo largo de su carrera, fue el tema del peso. El propio jugador dijo a The New York Times que siempre había sido el chico más alto y a la vez el más delgado en cualquier equipo. Intento programas de musculación para ganar peso, pero perdía más del que ganaba después de cada entrenamiento.

Nevitt, antes de entrar en el Draft, para darse a conocer a los diferentes equipos de la NBA elaboro una campaña de marketing sensacional. El altísimo jugador imprimió unos folletos en los que se le podía ver taponando al colosal Ralph Sampson (2.24 cm) durante su etapa universitaria. En ellos se podía leer: “Es Ralph Sampson, ¿pero sabes quién le está taponando? Después de todo, mide 2’24, no todos pueden hacerle comer el balón”

La temporada 1983/84, tras ser cortado por los Rockets el 29 de noviembre de 1983, se la pasó prácticamente en blanco. Jugo para equipos semi profesionales en el área de Houston (los Houston Flyers, un equipo de la Amateur Athletic Union) y eso que tuvo tryouts con los Knicks los Milwaukee Bucks y los Atlanta Hawks. Sea como fuere, aquel año no jugo y entonces le llego su gran oportunidad, una de esas que figuran en el libro de estar en el lugar adecuado en el momento idóneo, porque los Lakers de Pat Riley, Byron Scott, Kurt Rambis, Magic Johnson,  Kareem Abdul-Jabbar y James Worthy le ficharon el 15 de septiembre de 1984 y entre lo que quedaba de aquel año y el 85 fue firmando como agente libre hasta el 10 de septiembre de 1985. Ya he mencionado que los Lakers se hicieron ese año con el Campeonato de la NBA (tras derrotar a los Boston Celtics 4-2 en la final) por lo que Nevitt se hizo con el anillo. En aquella temporada tan solo jugó 11 partidos en los que logro 1.1 puntos, 1.4 tapones y 1.8 rebotes en 5.4 minutos por encuentro.

Tras ser cortado por los Lakers el 23 de noviembre de 1985 firmo como agente libre con los Detroit Pistons seis días después. Permaneció con el equipo de la ciudad del motor hasta el 24 de octubre de 1988. Un par de días más tarde firmo, una vez más, como agente libre con el equipo que le escogió en el Draft de 1982, los Houston Rockets. Fue liberado de su contrato en enero de 1990. El resto de la temporada (90/91) jugo para los Miami Tropics de la United States Basketball League. Tras aquel año en una liga menor, firma con los Chicago Bulls como agente libre el 2 de octubre de 1991. Con 32 años, Nevitt no pasa el corte y apenas juega cuatro partido para los Bulls, siendo cortado definitivamente el 17 de diciembre del 91. Se vuelve a refugiar en un equipo de una liga menor, concretamente en los Capital Region Pontiacs de la  Continental Basketball Association. Tras un año allí firma como agente libre con los San Antonio Spurs el 27 de septiembre de 1993 y le cortan el 9 de noviembre de ese mismo año. Una vez más vuelve a la CBA donde jugaría sus últimos partidos como profesional en las filas de los Hartford Hellcats en la temporada 93/94. En total Nevitt solo jugó 155 partidos en la NBA en los que promedio 1.6 puntos, 0.7 tapones y 1.0 rebotes por partido en 5.3 minutos por encuentro.

Apenas jugo, pero estuvo a punto de hacerse con otro anillo en 1988 cuando los Detroit Pistons de Joe Dumars se enfrentaron a Los Angeles Lakers en la final de aquella temporada. Los Lakers terminaron imponiéndose a los Pistons tras siete durísimos encuentros.

Aunque la carrera de Nevitt no se puede considerar exitosa es curioso como el que, hasta la fecha, es uno de los cinco jugadores más altos de la historia calo en el público. Al parecer Nevitt, consciente de sus carencias en la cancha, era uno de los jugadores que más equipo hacia animado siempre desde el banquillo a sus compañeros. Por otro lado, cuando salía a jugar es porque su equipo tenía el partido ganado por lo que fue conocido como The human victory cigar (Red Auerbach, entrenador y gerente de los Celtics siempre se encendía un puro cuando su equipo tenía el partido ganado de ahí el mote de Nevitt, que también fue conocido como Chuck O’Cheese en relación a las cadenas de comida rápida Chuck E Cheese). En las finales de 1985 protagonizo dos anécdotas curiosas; una de ellas ocurrió en el tercer partido, cuando los Lakers ganaban holgadamente a los Celtics, lo que propicio que el público del Forum empezara a corear su nombre para que Pat Riley le sacara. El entrenador hizo caso a su afición y le saco para que jugara 2 minutos. La otra anécdota tiene como protagonista al propio Nevitt y al cómico/actor Billy Crystal. Al parecer, Nevitt se puso a hablar con Crystal durante un partido durante el banquillo lo que le valió una fuerte reprimenda por parte de Riley.

Resulta curiosísimo como un jugador que nunca fue titular en su carrera, que apenas jugaba y cuya máxima anotación en un partido fue de 12 puntos captaba la atención de los aficionados. En su segunda época en los Rockets llego a ser más aclamado que Hakeem Olajuwon, la estrella del equipo.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Cajon Deportivo – Ralph Sampson | Cincodays.com - abril 18, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: