//
estás leyendo...
Cincodays Bonus, Cine, Mini Review, Movie Review

Mini Review – Power Rangers

Mini Review…por César del Campo de Acuña

Power Rangers (Power Rangers – 2017)

Cuando la serie Mighty Morphin Power Rangers se estrenó en España no pudo llamar menos mi atención. Si vi algunos capítulos pero, a diferencia de lo que ocurrió con Bioman (Chōdenshi Bioman), no salte a ese tren pero si subí con gusto al de la serie animada de los X-Men y al de Conan, el aventurero. ¿Motivos? Bien, a pesar de ser un preadolescente que aun veía dibujos animados en cantidades industriales, el diseño de producción de Power Rangers, por espectaculares que fueran algunos monstruos, me parecía extraordinariamente barato. Por otro lado la “comedia” de la que hacía gala el show no conectaba conmigo y los protagonistas no podían tener menos carisma (especialmente Jason Lee Scott, el Ranger Rojo). Pero, como ya he dicho, si vi algunos episodios (especialmente durante la etapa en la que el villano principal era Lord Zedd o el culturista despellejado como me gustaba llamarle) que solo puedo cuantificar como los suficientes para que el primer juego que salió para Súper Nintendo me  atrajera lo necesario como para pedírselo prestado a un amigo. No tuve juguetes relacionados con el programa ni merchandaising, pero si puedo afirmar que vi Power Rangers: La película cuando se estrenó.

Me arrastro al cine a ver la cinta dirigida por Bryan Spicer, el mismo amigo que estuvo a punto de convencerme para ver Spiceworld: La película y que años más tarde logro persuadirme para ver bodrios como Flubber y el profesor chiflado, El Bar Coyote y El caballero negro. Pero, estaría faltando a la verdad si no mencionara, al menos, que el pegadizo single Trouble del primer álbum de las británicas Shampoo (We Are Shampoo de 1994), me animo bastante a pasar por la taquilla. ¿Resultado? No volví a ver nada de los Power Rangers, por gusto, nunca más. Solo recuerdo del film los atroces efectos especiales en CGI, el villano de color violeta y la escena en la que el Ranger Blanco galopaba a lomos del esqueleto de una criatura gigantesca. Pero que no quisiera saber nada más de la franquicia no significo que esta no siguiera adelante y recuerdo como, con cierta estupefacción que perdura hasta hoy en día, contemplaba extrañado que aun salieran videojuegos de los Power Rangers, que sus juguetes acaparan al menos una página en los catálogos navideños y que en 1997 estrenaran Turbo Power Rangers.

Por más que me llamara la atención, la franquicia seguía gozando de cierta y calmada popularidad que, y a pesar de haber sido uno de las propiedades más explotadas de la década de la década de los 90, termino derivando en un auténtico culto entorno a la misma. Pero lo que nunca me había imaginado es que los Power Rangers volvieran a la pantalla grande y que encima lo hicieran con un presupuesto cercano a los 100 millones de dólares. Dirigida por Dean Israelite (cineasta al que dio la alternativa en el largometraje Michael Bay) y escrita por John Gantisn (Acero Puro, Kong: La isla calavera), la cinta es un reinicio de la franquicia que nos cuenta la historia de cinco adolescentes que, tras descubrir unas extrañas medallas, son elegidos no solo como los defensores de su ciudad, sino de todo el planeta, ante la amenaza alienígena que  supone la malvada Rita Repulsa (interpretada por Elizabeth Banks a la que personalmente recuerdo por Slither: La plaga). Protagonizada por Dacre Montgomery, Naomi Scott, RJ Cyler, Becky G. y Ludi Lin a los que hay que sumar la voz y la breve presencia de Bryan Cranston tras la producción están los responsables de los éxitos para adolescentes de la “saga” Crepusculo y El corredor del laberinto.

¿Y con todos estos antecedentes como se me ocurrió ir a ver la película? La respuesta es ¿Por qué no? Bueno…y contestado esto, ¿Qué me pareció? Pues una cinta entretenida y poco más que tiene un grave problema con el tono. Encuentro en la siguiente frase de su director, casi, todos los males que se le pueden achacar a este film: “Crecí con los Power Rangers y mi preocupación era actualizarlos dentro del canon contemporáneo del cine de superhéroes. Y empezamos con sus trajes. Todo con tecnología de vanguardia”. ¿Por qué optar por hacer algo original cuando podemos copiar lo que todo el mundo está haciendo? Es lo que parece decir Israelite con la frase de marras. ¿Por qué no hacer algo camp que contente a los nostálgicos y fascine a los más pequeños? ¡No! En lugar de eso haremos unos Power Rangers dark and gritty para adolescentes (los cuales no son el público objetivo de esta cinta) y a vivir que son dos días. Saltando que el diseño de producción de trajes, Zords (parecen escapados de las pelis de Transformers de Michael Bay) y villanos no me hace especial gracia, el problema, como decía es el tono.

El arranque del film resulta sumamente prometedor pero se diluye rápidamente. En la primera escena en la que nos topamos con uno de los protagonistas tenemos un chiste digno de American Pie. Luego dramón adolescente como en Juego de campeones. Tras eso bullying de un asperger y de una chica y a eso le sigue más drama adolescente (madre enferma, chica que se aísla en una cantera por no encajar…). Evidentemente hay comedia y está centrada en un personaje que claramente tiene algún tipo de tara mental lo cual me pareció de muy mal gusto. Leído esto entenderán cual es mi problema con el tono. La película, el guionista y el director no saben lo que quieren. Quieren apelar a nostálgicos adolescentes y niños y todos no caben en este barco. Por otro lado debo señalar que aunque la escenas de acción están bien resueltas al encontrarnos en una suerte de “año cero” pasamos más tiempo viendo a los Power Rangers entrenando o desarrollando la relación entre ellos que combatiendo y eso mata el ritmo de la cinta (que dura la nada desdeñable cantidad de 124 minutos) la cual despacha en los últimos 20 minutos el grueso de la batalla.

Del mismo modo que no puedo decir que no me gustara tampoco puedo decir lo contrario. Me resulto insípida e impersonal. Incapaz de apelar claramente a un público concreto decantándose por una indefinición en el tono que asusta. Aun así tiene algunos aciertos como escenas de acción bien resueltas, los guiños a los seguidores con la famosa canción de los Power Rangers o figuras clásicas en los estantes del sótano de la casa del Ranger Azul o el diseño del traje de Rita Repulsa (mucho menos recargado que el original y mucho más carnavalesco lo cual siempre suma). Por lo demás, y volviendo a cargar las tintas, Power Rangers 2017 se toma demasiado en serio así misma, es extensamente larga para lo que ofrece  y se suma a una moda en lugar de tratar de traer algo diferente a la mesa. Una lástima.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: