//
estás leyendo...
Cine, Movie Review

Movie Review – Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto

Movie Review…por  César del Campo de Acuña

Dirección: Gore Verbinski.
País:
Estados Unidos.
Año:
2006.
Duración:
151 minutos.
Género:
Aventuras. Accion.
Guion:
Ted Elliott y Terry Rossio (Personajes: Ted Elliott, Terry Rossio, Stuart Beattie y Jay Wolpert).
Reparto:
Johnny Depp,  Orlando Bloom,  Keira Knightley,  Bill Nighy,  Kevin McNally, Jack Davenport,  Stellan Skarsgård,  Lee Arenberg,  Mackenzie Crook, Tom Hollander,  Naomie Harris,  Jonathan Pryce,  David Schofield,  Martin Klebba, Alex Norton y David Bailie.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía: Dariusz Wolski.
Montaje: Stephen Rivkin y Craig Wood.
Dirección artística: Bruce Crone, John Dexter, William Hawkins y William Ladd Skinner.
Diseño de producción: Rick Heinrichs.
Estreno en Estados Unidos:
7 de julio de 2006.
Estreno en España: 11 de agosto de 2006.

Captain Jack is back

Tras el incontestable éxito, tanto en taquilla como al respecto de la crítica, que registró Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra no tardó en llegar una secuela. Tres años después del estreno llegaba a las carteleras de medio mundo Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto, la primera mitad del díptico que, al igual que ocurrió con Matrix Reloaded y Matrix Revolutions, haría las veces de continuación de la historia desarrollada en la cinta de 2003. Disney (estrenado su nuevo logo/titulo de crédito desarrollado por ordenador) tiro la casa por la venta otorgando al proyecto más de 220 millones de dólares de presupuesto sabiendo que el público estaba deseoso de nuevas aventuras del Capitán Jack Sparrow. Esta descomunal inversión no se debió única y exclusivamente a las expectativas económicas de la película sino al futurible y asegurado rodaje accidentado al que la compañía tendría que hacer frente. Para empezar, todos los decorados construidos en 2003 fueron destruidos por un huracán. Filmar en la pequeña isla de Dominica tampoco fue fácil al verse las autoridades desbordadas con la presencia de un equipo de rodaje, compuesto por más de 500 personas, que llego a ocupar el 90% de las carreteras de la isla. El clima tampoco ayudó; lluvias torrenciales un día, seguido de calurosísimos jornadas a las que hacer frente. Y por si todo esto fuera poco, todo el equipo tuvo que ser devuelto a suelo estadounidense cuando el Huracan Wilma hizo acto de presencia cuando filmaban en otra localización en el caribe.

Repitieron, como no podía ser de otra forma, Johnny Depp, Orlando Bloom, Keira Knightley (que venía de una nominación a los Oscar por su papel en Orgullo y Prejuicio), Geoffrey Rush, Jack Davenport, Jonathan Pryce y otros secundarios como Kevin McNally, Lee Arenberg y Mackenzie Crook. Se sumaron al plantel Bill Nighy, Tom Hollander, Naomie Harris, David Schofield y Stellan Skarsgård. Por supuesto, Gore Verbinski se volvía a hacer cargo de la dirección y este, en lugar de volver a contar con Klaus Badelt para la banda sonora como en la primera película, optó (o se le fue impuesto) por Hans Zimmer. La cinta funciono extraordinariamente bien en taquilla ya que genero una recaudación superior a los 420 millones de dólares (en España fueron a verla  5.495.970 espectadores exactamente) pero la crítica no fue tan favorable y/o entusiasta con la segunda entrega de la franquicia Piratas del Caribe. ¿Motivos? Para mí son inexplicables ya que la propuesta no hace otra cosa que repetir esquema a la par que rescata tópicos de historias piratas no vistos en el film de 2003 (la mancha negra, los monstruos marinos, caníbales, el tesoro enterrado…). Es cierto que sorprende menos y que Johnny Depp sobreactúa (llegando a improvisar escenas enteras, como la del tarro de tierra, para sorpresa de sus compañeros de rodaje) hasta llegar a niveles insospechados, pero al ser una secuela de un blockbuster (donde todo, a mi juicio, tiene que ser más grande, exagerado y espectacular) era algo esperable.

La trama comienza inmediatamente después de los eventos ocurridos en Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra. Tras ayudar a escapar a Jack Sparrow, William Turner y Elizabeth Elizabeth Swann son detenidos y encarcelados por el representante de la Compañía de las Indias Orientales, Lord Cutler Beckett, por atentar contra el Imperio y la Corona con sus acciones. Beckett les propone evitar la orca ofreciéndoles indultos reales si le entregan a Sparrow al que le otorgaran una patente de corso (piratear al servicio de la corona). Beckett, el cual ya había tenido un encuentro con Sparrow en el pasado, no quiere para nada al pirata sino su brújula, un instrumento que no marca el norte pero que siempre marca el rumbo de lo que se desea de pleno corazón.  ¿Y qué quiere Beckett? Pues el cofre que guarda el corazón de Davy Jones, un pirata maldito con el que Sparrow también tiene una cuenta pendiente. Si Beckett se hace con el corazón controlara a Jones y su tripulación lo que le garantizara controlar los océanos y si Jones encuentra a Sparrow se quedara con su alma. A grandes pinceladas esas es la propuesta argumental de Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto, una película de aventuras para toda la familia llena de humor, escenas espectaculares (el duelo a tres sables entre Norrington, Turner y Sparrow es una maravilla) y todos esos elementos exóticos que convirtieron a los piratas en los personajes históricos preferidos de los autores del romanticismo.

Personalmente, y navegando contra la corriente, defiendo esta película por los aspectos comentados en el último párrafo. Los únicos puntos negativos que se me ocurren son su inevitable falta de frescura al tratarse de una continuación, ser la primera parte de una secuela, algo que el público, en la fecha de su estreno, aun no toleraba bien aunque conocieran el dato y convertir a casi todos sus personajes en desahogos cómicos (algo, tristemente, habitual en todas las producciones Disney PG-13). Por lo demás siempre he pensado que Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto ha sido una de esas cintas que ha sido injustamente maltratadas por la crítica popular y, por supuesto, la especializada, la cual no ha dudado en arrojarla al pie de los caballos siendo algo que nunca he terminado de entender. El ritmo es bueno, los personajes son carismáticos y memorables, el diseño de producción es de una factura sobresaliente, la acción esta filmada de manera correcta, la banda sonora no se limita a cumplir y, sobre todo, cumple con lo que promete el cartel, que no es otra cosa que ofrecer una aventura espectacular para, prácticamente, toda la familia en la que hay lugar para la comedia, para el terror y para el romance. En absoluto sugiero que supere a Piratas del caribe: La maldición de la Perla Negra pero si afirmo que Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto es una dignísima secuela de un film que, no olvidemos este dato, surge a raíz del éxito de la última atracción que Walt Disney vio construir en sus parques.

Curiosidades:

  • Tanto la Perla Negra como el Holandés Errante fueron construidos a escala para esta película y para Piratas del Caribe: En el fin del mundo cintas que, dicho sea de paso fueron rodadas a la par (como Regreso al Futuro II y III o Matrix Reloaded y Matrix Revolutions).
  • Algo que no mucha gente sabe es que Tim Burton, director que ha contado con Johnny Depp en algunos de sus mejores proyectos, contribuyo con diseños para la tripulación de Davy Jones.
  • Tomas no utilizadas del puerto de Tortuga para Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra fueron añadidas a Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto.
  • Gore Verbinski en un principio rechazo a Naomie Harris para el papel de Tia Dalma argumentando que la actriz era demasiado joven para representar al personaje.
  • Hablando de Naomi Harris, la actriz combino su participación en este film con el rodaje de Corrupción en Miami.
  • Durante el rodaje todo el equipo y, evidentemente, los actores tuvieron que ser evacuados a Los Angeles a causa del Huracán Wilma.
  • Se tardaba cuatro horas en aplicar el maquillaje a Stellan Skarsgård.
  • Gore Verbinski prefirió hacer uso de efectos especiales prácticos en el duelo sobre la rueda de molino y en la escena de las jaulas de huesos. Evidentemente se utilizaron efectos especiales por CGI pero tanto la rueda, como las jaulas fueron construidas.
  • Por todas las escenas en las que se sugería canibalismo (una de ellas perdida en el doblaje) la película no encontró estreno comercial en China.
  • En un principio la tripulación del Holandes Errante fue concebida como entidades fantasmales. Gore Verbinski no aprobó esa idea. Posteriormente, cuando se optó por los hombres mar, Vervinski rechazo la idea de que uno de ellos llevara un caparazón de tortuga.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: