//
estás leyendo...
Cine, Movie Review

Movie Review – Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

Movie Review…por  César del Campo de Acuña

Dirección: Joachim Rønning y Espen Sandberg.
País:
Estados Unidos.
Año:
2017.
Duración:
129 minutos.
Género:
Aventuras. Acción.
Guion:
Jeff Nathanson (Personajes: Ted Elliott, Terry Rossio, Stuart Beattie y Jay Wolpert).
Reparto:
Johnny Depp, Javier Bardem, Brenton Thwaites, Kaya Scodelario, Geoffrey Rush, Orlando Bloom, Kevin McNally, David Wenham, Stephen Graham, Adam Brown, Golshifteh Farahani, Martin Klebba, Goran D. Kleut, Jessica Green, Paul McCartney y Keira Knightley.
Música: Geoff Zanelli.
Fotografía: Paul Cameron.
Montaje: Roger Barton y Leigh Folsom Boyd.
Dirección artística:
John Dexter, Ian Gracie, Jacinta Leong, Tom Nursey y Michael Turner.
Diseño de producción: Nigel Phelps.
Estreno en Estados Unidos:
26 de mayo de 2017.
Estreno en España: 25 de mayo de 2017.


Dead men tell no tales

Seis años después del estreno de Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (el mayor lapso de tiempo entre estrenos de secuelas pertenecientes a esta franquicia) llega a las carteleras de medio mundo, y acompañada de una fuerte campaña publicitaria, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar o Pirates of the Caribbean: Dead man tell no tales, titulo con la que ha sido estrenada en los países anglosajones. No repite en las labores de dirección ni Gore Verbinski, ni Rob Marshall poniéndose tras las cámaras Joachim Rønning y Espen Sandberg cineastas a los que puede que conozcan por la aborrecible Bandidas o por la recomendable Kon-Tiki. Tampoco regresan como guionistas Ted Elliott y Terry Rossio, sino que se hace cargo Jeff Nathanson, escritor que pasara a la historia por ser el responsable de la historia de Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. Si vuelven, como no podía ser de otra forma, Johnny Depp y Geoffrey Rush y a estos se les suman, una vez más, Orlando Bloom y Keira Knightly. Esta decisión de casting se debe, probablemente, a una motivación comercial (a raíz de los pobres resultados económicos de las dos anteriores entregas) por parte de la Disney con el objeto de dar un golpe de timón al rumbo  que estaban tomando las películas que convirtieron al protagonista de Eduardo Manostijeras en uno de los rostros más fácilmente reconocibles del mundo. Por si fuera poco, tras contar con Penélope Cruz, añaden al plantel a su marido, Javier Bardem, por aquello de que todo quede en familia.

¿Y cuál ha sido el resultado? Pues un desastre. Amortiguado, pero un desastre. Nathanson se olvida intencionadamente, o no, de los orígenes de ciertos elementos importantes dentro de la mitología de la franquicia y reinventa, con poca gracia y originalidad los mismos. Por otro lado la nueva pareja dispuesta a robar el corazón del público como hicieron en su día Bloom y Knightly, resulta sosa y profundamente anodina. Por guapa que este Kaya Scodelario (que lo está) y simpático que nos quieran hacer parecer a Brenton Thwaites tienen la misma química en pantalla juntos que una ameba y una maceta. Sencillamente no compras lo que venden pero, partiendo de la base que todo lo que te cuenta el guion resulta sumamente arbitrario tampoco te importa. Ambos personajes relevo recorren un arco que a la legua se ve a donde va a terminar y a que sacrificios les va a llevar. Por otro lado el villano, a pesar del impecable diseño de producción, una vez más es desaprovechado con una narración pobre los avatares que le llevaron a su actual fortuna que te lleva a pesar que hubiera resultado más efectista no haber contado nada sobre la historia del Capitán Salazar el cual, todo sea dicho, resulta una amenaza relativa gracias al infecto guion sobre el que discurre la trama. Y, sintiendo repetirme, ese es el principal problema de esta cinta. El espectador firma un contrato con los creadores pero si estos no respetan el material original no hay nada que hacer.

Señalaba en el párrafo anterior que el desastre es amortiguado ¿Por qué? Pues porque, a pesar de todo lo negativo, la diversión, la aventura y el fantástico diseño de producción de las anteriores entregas sigue ahí. Cierto es que Johnny Depp cada vez está más desdibujado y que el personaje al que da vida desde 2003 ya no tiene la chispa de antes, pero aun así por momentos esa capacidad para sorprender por su parte, así como por la acción está ahí. Lo que no esperaba es que Rush se uniera con tanto empeño en el club de la sobreactuación, pero se le puede perdonar por lo mucho que parece disfrutar interpretar al Capitán Barbossa. La banda sonora tampoco es obra de los dos compositores que ya pasaron por la franquicia y aunque Geoff Zanelli hace un buen trabajo reinterpretando las piezas que ya conocemos su composición peca de poca personalidad y originalidad. Eso si, los dos directores le dan bastante ritmo a la narración la cual, en algunos momentos, puede resultar atropellada por la celeridad con lo que todo ocurre y por las funestas transiciones entre escena y escena. El ritmo convierten a esta Piratas del Caribe: La venganza de Salazar en una película agradecida de ver aunque no se pueda sacar ningún tipo de jugo de sus entrañas más allá de ser un vehículo para el entretenimiento de usar y tirar. Siendo la entrada de menor duración de los cinco films que se han estrenado bajo la bandera de los piratas del caribe con una duración total de 129 minutos, es fácil hacer que la acción discurra a una velocidad endiablada pero si al final todo queda reducido al momento espectacular de turno el resultado final será poco memorable.

Personalmente solo puedo decir que como seguidor de la franquicia cinematográfica me ha defraudado. Dado al poco tino que tiene Disney para con sus franquicias esperaba que la quinta entrega (o cuarta, según a quien le pregunten) de Piratas del Caribe sería una vuelta a los orígenes menos descafeinada que la propuesta en La venganza de Salazar. Dudo que la fortísima inversión realizada por la productora/estudio sea recuperada y a pesar de ello ya se baraja al menos una sexta entrega en la que probablemente volvamos a ver elementos de la mitología cambiados y agujeros de guion tan grandes como los que un cañón podría hacer en la banda de un barco. Tan entretenida como anodina es el mejor resumen que se pude hacer de Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Un film que aspiraba a todo y que finalmente, por seguir una línea continuista hacia la mediocridad va a terminar convertida en el segundo pasó dado para convertirse en el Resident Evil cinematográfico del cine de aventuras. Una autentica lástima porque el diseño de producción y todo lo que rodea a la presentación visual sigue resultando tan interesante como atractivo a ojos de esos espectadores que siempre quieren saber más.

Curiosidades:

  • En un principio Christoph Waltz interpretaría al villano de la película pero dejó escapar el papel debido a otros compromisos laborales. Por otro lado merece la pena señalar que en un principio el apellido del principal antagonista del film seria Brand, no Salazar.
  • Las cabezas cortadas en la cesta frente a la guillotina son las de los directores de la película Joachim Rønning y Espen Sandberg.
  • Se barajaron los nombres de Fredrik Bond, Tim Burton, Alfonso Cuarón, Shawn Levy, Sam Raimi, Rupert Sanders y Chris Weitz para dirigir la película.
  • Hans Zimmer no compuso la banda sonora de la quinta entrega de Piratas del Caribe para poder componer la de Dunkerque.
  • Paul McCartney es visto cantando la canción “Maggie Mae”. Es una vieja canción marinera de Liverpool y aparece en el álbum “Let it Be” de los Beatles. En el álbum, la canción fue cantada por John Lennon.
  • Mientras filmaba en Australia, Johnny Depp se lesiono la mano y tuvo que volver a los Estados Unidos para tratarse.
  • Las cinco finalistas para el papel femenino principal fueron Lucy Boynton, Gabriella Wilde, Jenna Thiam, Kaya Scodelario, y Alexandra Dowling. Después de que Brenton Thwaites fuera contratado, el estudio hizo pruebas de cámara con Thwaites y las aspirantes para ver con cuál de ellas tenia mejor química.
  • El personaje capitán Salazar lleva el nombre del ex primer ministro portugués y dictador Antonio de Oliviera Salazar.
  • En la película se hace referencia al pirata real Stede Bonnet y su barco, el Royal James.
  • Brenton Thwaites, el intérprete que da vida a Henry Turner, es sólo 12 años más joven que Orlando Bloom y sólo 4 años más joven que Keira Knightley. Ambos interpretan a sus padres en la película.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Movie Review – Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

  1. Yo la veré este finde, ya te diré.
    Solo vale la pena Sparrow jajaja
    Lo he leido por encima para que no me haga mucho spoiler
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por funkraftis | junio 22, 2017, 11:52 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: