//
estás leyendo...
Comic, La Yuxtaposición del Bocadillo, Literatura

Comic Review – Sherlock Holmes: Las cronicas de Moriarty

Comic Review…por César del Campo de Acuña

Sherlock Holmes: Las crónicas de Moriarty de Sylvain Cordurié y Andrea Fattori

Me atrevo a decir que cuando Sir Arthur Conan Doyle creo a Sherlock Holmes en 1887 nunca llego a pensar en el éxito que el personaje alcanzaría en su propio tiempo. Pero lo que jamás imaginó, ya que para tal menester le hubiera hecho falta la preclara visión de futuro de Julio Verne, era el impacto que la figura del detective seguiría teniendo 130 años después de su nacimiento. Nuevas novelas, películas, series para la televisión, videojuegos, juegos de mesa y comics son los lugares donde el investigador más famoso de la historia de la literatura ha seguido desempeñando su labor. Pero que la popularidad de Holmes no obnubile sus sentidos; El universo creado por Conan Doyle es lo suficientemente rico como para resultar interesante sin que la espigada sombra de la estrella de The Strand Magazine lo abarque todo. Su aliado, el Dr. Watson o su némesis, El profesor Moriarty (creado en 1893) tienen la suficiente fuerza como para protagonizar sus propias aventuras como la que podemos encontrar entre las páginas de Sherlock Holmes: Las crónicas de Moriarty, tebeo publicado en España por Yermo Ediciones y en el que James Moriarty acapara toda la atención gracias a Sylvain Corduríe.

El guionista francés, nacido en 1968, ha construido una sólida carrera dentro del competitivo mundo editorial del BD, escribiendo sobre el personaje de Conan Doyle como demuestra la colección Sherlock Holmes Society (también publicada por Yermo Ediciones), Sherlock Holmes y los vampiros de Londres, Sherlock Holmes Crime Alleys o Sherlock Holmes y el Necronomicón, obra publicada entre 2011 y 2013, que antecede a la que hoy nos ocupa. Con estos títulos queda claro el gusto del autor francés por los elementos fantásticos y/o por la obra de Howard Phillips Lovecraft el literato estadounidense, contemporáneo de Conan Doyle, considerado el padre del terror existencial. Curiosamente,  antes de seguir con la reseña, es digno de mencionar como el creador de Holmes se adentró en el mundo del espiritismo tras la muerte de su hijo Kingsley en la Primera Guerra Mundial y como ese campo solía ser abonado, en sus escritos, por el hijo predilecto de Providence. Pero volviendo a Sherlock Holmes: Las crónicas de Moriarty, ha quedado claro que, al menos, el autor sabe lo que se hace a la hora de abordar a los personajes del escritor escoces y como presentarlos en un entorno más cercano al pulp que a la literatura victoriana.

La trama del comic comienza enfrentado al lector al infausto destino al que James Moriarty se enfrenta desde los hechos leídos en Sherlock Holmes y el Necronomicón. Atrapado en la dimensión paralela en la que moran los antiguos dioses el indomable James Moriarty trata de huir de la misma mientras hace frente a innumerables torturas en un mundo de pesadilla donde la realidad es maleable. Con sus conocimientos y una tenacidad inusitada, el profesor lograra abrir una puerta interdimensional que le devuelva a su realidad y una vez en esta se embarcara en la peligrosa misión de acabar con todos y cada uno de los ejemplares que quedan en la tierra del Necronomicon, el libro que serviría de llave a los antiguos dioses para abrir la puerta de nuestra realidad y sumir al mundo en las sombras. A grandes pinceladas esa es la sinopsis del relato planteado por Sylvain Corduríe en esta obra de evidente carácter folletinesco en el que la aventura, el exotismo y el misterio prevalecen por encima de cualquier otro elemento de corte más serio y formal con el único objeto de ahondar en la significativa relación entre los mundos de Lovecraft y Conan Doyle.

Andrea Fattori, artista italiano nacido en 1979, se encarga del aspecto visual de la obra y gracias a su estilo detallado logra narrar gráficamente a la perfección una historia de corte más pausado del que su sinopsis invita a pensar. Fattori hace un trabajo estupendo a la hora de cincelar en las viñetas criaturas de pesadilla inspiradas en los relatos de Lovecraft mientras se afana en mostrar los arcos ideados por Corduríe para contar la historia de James Moriarty, no solo en su misión de destruir los restantes ejemplares del Necronomicon, sino en todos los avatares que le condujeron a la dimensión de los antiguos dioses. Evidentemente el comic tiene una resolución satisfactoria a la premisa principal pero esta queda un poco deslucida por las diferentes citas biográficas del personaje. Estas últimas, en lugar de ayudar a construir el clímax final, distraen en bastantes casos restando importancia y trascendencia a la empresa (especialmente en el segundo tomo) del doctor. Por otro lado, quizás el elemento más negativo que podemos encontrar entre las páginas de Sherlock Holmes: Las crónicas de Moriarty es como, de un plumazo, la búsqueda queda drásticamente acotada por conveniencias del guion tras el sobresaliente primer capítulo, titulado Renacimiento.

Puedo entender el malestar de algunos lectores para con esta obra debido a ese motivo pero aun así sigue siendo sumamente interesante y entretenida como aventura de corte pulp. Un villano, convertido en inesperado héroe, viaja sumido en el anonimato por todo el mundo, acompañado de un grupo de especialista,  tras escapar de una dimensión paralela con el objeto de destruir unos libros maléficos. Puro pulp, puro folletín. Cultistas, sacrificios, parajes exóticos, dioses primigenios…todo eso, y mucho más, encierran las viñetas que conforman Sherlock Holmes: Las crónicas de Moriarty pero, si les sabe a poco, déjenme decirles que también encontraran un superlativo relato entorno a la personalidad de James Moriarty la cual, a pesar de parecer un tanto desdibujada en algunos momentos al asemejarse más a la de un superhéroe que a otra cosa, es mostrada como la mejor arma dentro del arsenal del archienemigo de Sherlock Holmes. Sylvain Corduríe no ha construido la obra definitiva sobre el personaje pero si ha ejecutado una aproximación entre las obras de H.P. Lovecraft y Sir Arthur Conan Dolye lo suficientemente digna y entretenida como para reposar, por méritos propios, en los estantes de los entusiastas de los anteriormente citados autores literarios.

contacto@cincodays.com

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/Cincodays/

Síguenos en Twitter:

@Cincodayscom

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: